U. G. Krishnamurti - No Hay Salida

Please download to get full document.

View again

of 137
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 37
 
  No hay salida Diálogos con U.G. Krishnamurti Capítulo 1 Introducción Si usted está leyendo este texto es porque ciertamente usted es un buscador espiritual . Un buscador espiritual es la persona que inventa una serie de preguntas espirituales y sale en busca de las respuestas. Usted ya debe de haber estado buscando las respuestas en varios lugares. Libros, gurus, salvadores, sectas, meditaciones. Y, por supuesto, si está aquí leyendo estas palabras, es porque continúa buscando. Es decir, es
Related documents
Share
Transcript
   No hay salida  Diálogos con U.G. Krishnamurti   Capítulo 1 Introducción  Si usted está leyendo este texto es porque ciertamente usted es un buscador espiritual .Un buscador espiritual es la persona que inventa una serie de preguntas espirituales ysale en busca de las respuestas. Usted ya debe de haber estado buscando las respuestasen varios lugares. Libros, gurus, salvadores, sectas, meditaciones. Y, por supuesto, siestá aquí leyendo estas palabras, es porque continúa buscando. Es decir, estáinsatisfecho con las respuestas que encontró.Yo también busqué durante mucho tiempo, y encontré muchas respuestas para mis preguntas. Hace aproximadamente veinte años empecé mi busqueda espiritual yencontré las enseñanzas de J. Krishnamurti y Osho (Rajnesh). Participé activamente yexperimenté esas enseñanzas, con todas mis fuerzas. Entré de cabeza (y de corazón) primero en J. Krishnamurti y después en Osho. Por supuesto mucho de lo que  experimenté cambió mi conducta, mi visión del mundo y mi conciencia. Pero la búsqueda continuó...En el 97, aquí en el Internet, descubrí a UG... Y lo que nunca había pasado por todos losaños de búsqueda, pasó: A cada frase que leía, cada párrafo, cada respuesta de UG, mereía mucho, cada vez más. Inmediatamente, noté los años que había perdido en la búsqueda, y como desde el principio de esta búsqueda no había nada que buscar. Sentí profundamente que todo el proceso de la búsqueda es un viaje de la mente (o del pensamiento, o del ego), y que este viaje es infinito, sí, pero estéril y absurdo. Por estarazón yo me reí mucho, de mi imbecilidad, de la falta de percepción de lo obvio.Y lo obvio era: No hay nada que buscar porque el buscador es una visión, una fantasía,creada por la mente (o por el pensamiento). La búsqueda por lo trascendente es lo másinmanente en el pensamiento humano. Buscar algo más allá del pensamiento, es una delas acciones del pensamiento.Hoy continúo viviendo, por puro placer, por puro entretenimiento. No hay más ningún buscador, ninguna búsqueda. Simplemente un disfrutar de la vida como es. Esto incluyefelicidad y tristeza, risa y llanto, guerra y paz. UG no hizo nada conmigo, porqueninguno puede hacerlo, ni incluso yo. Si hay ruido en la mente, hay ruido en la mente.Si hay silencio en la mente, hay silencio en la mente. No hay alguien buscandotransformar el ruido en silencio, o buscando conservar el silencio cuando esto pasa.Hoy sé que J. Krishnamurti, Osho, UG, no pueden hacer nada por nosotros, porque nohay nada realmente que hacer. Entiendo perfectamente que para un buscador, UG notiene nada de constructivo, porque cualquier cosa constructiva, se construirá encima deun espejismo que es el propio buscador. Mientras haya el espejismo del buscador, habráel espejismo de los objetivos.Ésta es mi experiencia. Yo no sé si UG es un iluminado. Realmente eso para mí no esimportante. Tampoco sé si eso que pasó conmigo, puede pasar con usted. Simplementeestoy compartiendo con usted que eso pasó. ¡Si usted juzga que lo que comparto es útil, por favor haga buen uso! Pero si es inútil, tire este mensaje inmediatamente a la basura,y prosiga como hasta ahora. Si no le interesa leer a UG, no lo lea - después de todo él nole ofrecerá realmente algo. Y con relación a esas preguntas que cada buscador espiritualhace, bien... Yo no tengo ninguna respuesta para ellos. UG tampoco tiene ningunarespuesta. Pero si usted consigue seguir leyendo este libro hasta el final, quizás dejaráde ser un buscador espiritual . Entonces todas sus preguntas seguirán sin respuesta...Pero no se preocupará por eso, porque todas las preguntas habrán desaparecido. Y,entonces, la búsqueda habrá terminado, no porque usted encontró lo que buscaba, sino porque no hay más ningún buscador.Celso Carneiro - Brasil (carneir@iconet.com.br)     No hay salida  Diálogos con U.G. Krishnamurti   Editado por J.S.R.L.Narayana Moorty y Anthony Paul Frank Naronha Capítulo 2 Nada que transformar   Interlocutor 1: ¿Existe algo que pueda llamarse experiencia propia ?UG : Cualquier cosa que experimenten ya fue experimentada por alguien más. El queusted se diga, Ah! Estoy en un estado de dicha, significa que alguien más antes queusted experimentó eso y se lo pasó. Cualquiera sea la naturaleza del medio que utiliza para experimentar, es una experiencia de segunda mano. No es suya. No existe nada que pueda llamarse experiencia propia . Tales experiencias, por más extraordinarias quesean, no valen nada.  I1: Pero nos quedamos atrapados en esa idea.UG : La experiencia es usted. Interlocutor 2: Queremos saber qué es la verdad. Queremos saber qué es lailuminación.UG : Ustedes ya lo saben. No me digan que no. No existe la verdad. I1: No lo sé.UG : Sólo puede decir que existe una premisa sustentada por la lógica llamada verdad y puede escribir un libro, Mi Búsqueda de la Verdad, como hizo su ex presidenteRadhakrishnan. I2: Pero usted estuvo en esta búsqueda. ¿No era real? Usted tampoco sabía de quese trataba.UG : Mi caso fue muy diferente. I1: ¿Cómo es eso?UG : A mí me tiraron en ese ambiente. Estaba rodeado por toda esa gente religiosa. Pasétodos mis años de formación en el cuartel de la Sociedad Teosófica. No tuve muchocontacto con mis familiares. La única gente que conocía eran los líderes de SociedadTeosófica. El viejo, el señor J. Krishnamurti fue parte de mi trasfondo. Yo no fui a él.En cada habitación de nuestra casa teníamos fotos de J. Krishnamurti, comenzando por cuando tenía nueve o diez años hasta, no sé hasta que edad. Me disgustaban las fotos detodos esos dioses y diosas. I: ¿Diría que fue el trasfondo el que lo hizo lo que es hoy?UG : No, no. Estoy diciendo que a pesar de todo eso, esto me sucedió. Parece unmilagro. Esa es la razón por la cual siempre afirmo sin ninguna duda, que lo que mesucedió a mí le podría suceder a un estafador, a un violador, a un asesino, o a un ladrón.Todos ellos tienen la misma chance, sino más, que todas esas personas espirituales juntas. No me diga, ¿Era un violador el Buddha, o Jesús era un ladrón? Esa no es una pregunta inteligente. I2: Volviendo a su anterior afirmación - ¿qué es lo que hizo cuando perseguía sumeta?UG : Déme una lista de todos los santos, sabios, y salvadores de la humanidad. Luego,mire sus vidas y observe lo que hicieron. Yo hice todo lo que ellos hicieron. Nadasucedió. Me di cuenta de qué se trataba el asunto. Me interesaba descubrir si tenían algoen realidad todos esos maestros, desde el comienzo de la historia. Descubrí que seengañaron a sí mismos y nos engañaron a cada uno de nosotros. ¿Era real eso quequerían compartir con el mundo?
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks