Re Vista

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 2
 
  Revista del PST
Related documents
Share
Transcript
  A 100 años de la Revolución Rusa:¿Golpe de Estado o Revolución Social? (Recopilación de textos) Publicación del Partido Socialista de los Trabajadores julio 2017  Índice Página Presentación 3 P rólogodela«Hist oriadelaR ev oluciónR usa» -  L eónTrost k y 4 Tesis de Abri l - Vladimir Ilich Ulianov, Lenin 9 Ell significado fundamental de la Revolución Rusa - R os aL ux e m bur go 11 Petrogrado 8 de marzo (25 de febrero ) 1917…  - Jean Batou26 Octubre 1917 ¿Golpe de Estado o Revolución Social?  - Ernest Mandel 29 Democracia y Socialismo en la URSS en L. D. Trotsky   - Ernest Mandel 49 El último combate de Lenin de Moshé Lewin  - Daniel Bensaïd 55 Lenin y Trotsky frente a la burocracia y Stalin  - Eric Toussaint 63 Cronología 77  100 AÑOS DE LA REVOLUCIÓN RUSA - JULIO 2017 - PST - URUGUAY 3 Presentación El reto de rememorar la Revolución Rusa en sus cien años es el de presentar por una lado unaexperiencia casi desconocida por las nuevas generaciones que toman como algo histórico y lejanoel hecho y por otro balancear para las viejas generaciones que vivimos, debatimos, disputamos por la herencia las visiones, las enseñanzas y la vivencias políticas de devinieron de ese formidableacontecimiento.No se puede no obstante mencionar este fenómeno circunscripto a 1917 y unos pocos años más.La Revolución Rusa influyó, para bien o para mal, en todos los aspectos de la vida política, militar y científica en el ámbito mundial durante 80 años.Nos toca reflexionar sobre este acontecimiento además, en una situación inimaginable para los y las militantes que hacemos parte de la generación del ’68 cuando el imperialismo yanqui profundizabasu derrota en Vietnam y le faltaba un año para poder superar a la URSS en la tecnología aéreoespacial. Hoy pocos/as jóvenes pueden imaginar que hasta la llegada a la Luna por el Apollo XI, laURSS era la vanguardia de los viajes espaciales durante más de una década. Y que también losiguió siendo hasta 1975. Asistíamos así mismo a la revuelta estudiantil y posterior Huelga General de los obreros parisinosen 1968. Nos despertaba la esperanza una Primavera de Praga que bregaba por un socialismodemocrático, antiburocrático y sobre todo antiestalinista. En África los pueblos se revelaban contrael poder colonial encabezados por Argelia, Egipto y Libia.En nuestro país éramos testigos y partícipes de la resistencia al Pachecato con marchas, huelgas,revueltas, enfrentamientos casi nunca pacíficos con la polícia y Ejército posteriormente, con el costode vidas y encarcelamiento de cientos de luchadores. Surgían tres consignas históricas, ¡¡¡Obrerosy Estudiantes Unidos y Adelante!!!, ¡¡¡¡Liberar, liberar a los presos por luchar!!!! y ¡¡¡Arribalos que luchan!!!  , entre otras.Soñábamos y creíamos que era posible tomar el cielo burgués por asalto y algo de la pintura de las puertas de ese antro quedó en algunas uñas.Luego vino la derrota a nivel global que los trabajadores, los pueblos y los/as militantes de intenciónrevolucionaria aún seguimos padeciendo.¿Por qué mencionar el ’68? Porque un proceso similar pero muchísimo más agudo se vivió durantela Guerra Mundial de 1914 y la entreguerra en toda Europa no sólo en la Rusia zarista. Fue Austria,Hungría, Alemania, Italia, Países Bálticos, revueltas en Francia y en España fue un proceso que se prolongó hasta el 39 perdiéndose entonces, definitivamente, la Revolución Española.También esa generación sufrió severísimas derrotas las cuales llevaron al nazifascismo posterior a Alemania y a Italia y a gobiernos abiertamente represores y de ideología oscurantistas en España,Portugal y Polonia.Pero también se perdió en China y por toda Américana Latina se realizaron golpes ultraderechistas.Luego vino la II Guerra Mundial.Tal vez y sin tal vez, el punto cúlmine haya sido la derrota de la Revolución Rusa que no se dió en1992 como muchos pretenden decir. Lo que cayó ahí fue la máscara putrafacta de los restos infamesdel stalinismo. Ni una mano se alzó para defender a esos regímenes de Europa Oriental y de Rusia.La caída de la Revolución Rusa se dio con el ascenso definitivo de la burocracia entronada en Iossif Zujasvili Stalin. Quizás los procesos de Moscú del 1935 al 40 marquen la fecha clave para expresar el momento cúlmine de la derrota de la experiencia revolucionaria rusa.Como se ve la historia no es un cuento de hadas sino más bien la crónica de la lucha entre lasclases, su correlación de fuerzas a nivel mundial, de las estrategias llevadas a cabo en las disputasy peleas por el poder y de sus éxitos y fracasos como muy bien nos enseñaron un par de caballerosalemanes que en 1848 se atrevieron a gritar: ¡¡¡Proletarios del mundo Uníos!!!!. y que loscomuneros de 1871 retomaron aunque perdieran y que con mayor éxito, experiencia y fuerza tambiénlo levantó el pueblo ruso aunque a la larga también perdieran.No nos quejamos ni lloramos, tratamos de aprender de las derrotas para seguir peleando.No es la historia de una derrota. Es la historia del devenir de una lucha eterna y esperanzadora, deresistencia y combate, de triunfos y derrotas hasta que definitvamente enterremos el imperio burguéscomo nos canta La Internacional; de comprensión en definitiva de lo que nos decía Rosa Luxemburgo: ¡¡¡¡SOCIALISMO O BARBARIE!!!!  Julio 2017   100 AÑOS DE LA REVOLUCIÓN RUSA - JULIO 2017 - PST - URUGUAY 4 Prólogo de la «Historiade la Revolución Rusa » *León Trotsky  En los dos primeros meses del año 1917reinaba todavía en Rusia la dinastía delos Romanov. Ocho meses despuésestaban ya en el timón los bolcheviques,un partido ignorado por casi todo elmundo a principios de año y cuyos jefes,en el momento mismo de subir al poder,se hallaban aún acusados de altatraición. La historia no registra otrocambio de frente tan radical, sobre todosi se tiene en cuenta que estamos anteuna nación de ciento cincuenta millonesde habitantes. Es evidente que losacontecimientos de 1917, sea cual fuereel juicio que merezcan, son dignos de serinvestigados.La historia de la revolución, como todahistoria, debe, ante todo, relatar loshechos y su desarrollo. Mas esto nobasta. Es menester que del relato sedesprenda con claridad por qué las cosassucedieron de ese modo y no de otro. Lossucesos históricos no pueden conside-rarse como una cadena de aventurasocurridas al azar ni engarzarse en el hilode una moral preconcebida, sino quedeben someterse al criterio de las leyesque los gobiernan. El autor del presentelibro entiende que su misión consisteprecisamente en sacar a la luz esas leyes.El rasgo característico más indiscutiblede las revoluciones es la intervencióndirecta de las masas en los aconteci-mientos históricos. En tiempos normales,el Estado, sea monárquico o democrático,está por encima de la nación; la historiacorre a cargo de los especialistas de esteoficio: los monarcas, los ministros, losburócratas, los parlamentarios, los perio-distas. Pero en los momentos decisivos,cuando el orden establecido se haceinsoportable para las masas, éstas rom-pen las barreras que las separan de lapalestra política, derriban a sus represen-tantes tradicionales y, con su interven-ción, crean un punto de partida para elnuevo régimen. Dejemos a los moralistas juzgar si esto está bien o mal. A nosotrosnos basta con tomar los hechos tal comonos los brinda su desarrollo objetivo. Lahistoria de las revoluciones es paranosotros, por encima de todo, la historiade la irrupción violenta de las masas enel gobierno de sus propios destinos.Cuando en una sociedad estalla larevolución, luchan unas clases contraotras, y, sin embargo, es de una inne-gable evidencia que las modificacionespor las bases económicas de la sociedady el sustrato social de las clases desdeque comienza hasta que acaba nobastan, ni mucho menos, para explicar elcurso de una revolución que en unospocos meses derriba institucionesseculares y crea otras nuevas, para vol-ver en seguida a derrumbarlas. Ladinámica de los acontecimientos revolu-cionarios se halla directamente infor-mada por los rápidos tensos y violentoscambios que sufre la sicología de lasclases formadas antes de la revolución.La sociedad no cambia nunca sus institu-ciones a medida que lo necesita, comoun operario cambia sus herramientas. Porel contrario, acepta prácticamente comoalgo definitivo las instituciones a que seencuentra sometida. Pasan largos añosdurante los cuales la obra de crítica de laoposición no es más que una válvula deseguridad para dar salida al descontentode las masas y una condición que ga-rantiza la estabilidad del régimen socialdominante; es, por ejemplo, la significa-ción que tiene hoy la oposición socialde-mócrata en ciertos países. Han de sobre-venir condiciones completamente excep-cionales, independientes de la voluntadde los hombres o de los partidos, paraarrancar al descontento las cadenas delconservadurismo y llevar a las masas ala insurrección.Por tanto, esos cambios rápidos queexperimentan las ideas y el estado deespíritu de las masas en las épocas re-volucionarias no son producto de laelasticidad y movilidad de la psiquis hu-mana, sino al revés, de su profundo con-servadurismo.El rezagamiento crónico en que se hallan
Related Search
Similar documents
Re Vista

Re Vista

 83

Re Vista

Re Vista

 17

Re Vista

Re Vista

 16

Re Vista

Re Vista

 12

Re Vista

Re Vista

 14

Re Vista

Re Vista

 13

Re Vista

Re Vista

 11

Re Vista

Re Vista

 12

Re Vista

Re Vista

 16

Re Vista

Re Vista

 10

View more
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks