Programa

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 22
 
  Programa1: Este programa y resumen de la historia de la criminología está lleno de errores y omisiones, siéntase libre de hacerlas saber de modo de perfeccionar este instrumento. Planteamiento del Problema ¿Es necesario, para la adecuada formación jurídica del estudiante de pregrado que éste posea acabados estudios criminológicos !ctualmente, ¿se encuentran cubiertas las necesidades de estudios criminológicos de los estudiantes de pregrado Es com n obser#ar que el estudio del fenómeno delicti#o
Related documents
Share
Transcript
  Programa 1   :Este programa y resumen de la historia de la criminología está lleno de errores y omisiones, siéntase libre de hacerlas saber de modo de perfeccionar este instrumento. Planteamiento del Problema ¿Es necesario, para la adecuada formación jurídica del estudiante de pregrado que éste posea acabados estudios criminológicos!ctualmente, ¿se encuentran cubiertas las necesidades de estudios criminológicos de los estudiantes de pregradoEs com n obser#ar que el estudio del fenómeno delicti#o en las distintas $acultades de derecho se limita a la dogmática penal formal, a una e%egesis del código penal, recorriendo éste de punta a cabo, sin preguntarse &ni mucho menos resol#er' cuál es la lógica sociológico ( jurídica que domina cada norma en particular, porqué el Estado decide castigar a quienes #iolan sus leyes &en una e%plicación que supere el contrato social'.Esta forma de plantear la ense)an*a del derecho penal, amén de ser parcial, pri#a al alumno de una comprensión global del fenómeno delicti#o y puniti#o, lo que finalmente se traduce en un profesional con menos sentido crítico de las normas jurídico ( penales que posteriormente deberá aplicar como abogado, jue*, etc.El problema recién enunciado pretende ser solucionado, a lo menos inicialmente , proponiendo una sistemati*ación del estudio de la ciencia criminológica moderna que recoja las principales escuelas que han ido moldeando este conocimiento, todo ello con el afán de proyectarlo hacia las tendencias actuales. !sí, partiendo por una definición básica de la ciencia criminológica, siguiendo por una categori*ación temporánea del estudio en relación a las distintas escuelas de pensamiento criminológico que se conocen, dando a conocer a sus principales e%ponentes y #ariantes, agrupando las ltimas tendencias criminológicas en la materia y finalmente la elaboración de un plan de estudios definido, es el objeto del presente trabajo.En síntesis se pretende dilucidar la necesidad de la dictación de una cátedra de +riminología para estudiantes de pregrado, y dando por sentado lo anterior, proponer un plan de estudios que satisfaga las necesidades de un alumno de pregrado, de manera de que éste quede en pleno dominio de los postulados criminológicos pretéritos como #igentes y pueda alimentar su espíritu crítico al #erse frente a la norma jurídica penal, al caso concreto y a la persona del inculpado por el delito. -esis para optar al rado !cadémico de /icenciado en +iencias 0urídicas y 1ociales de la $acultad 2e +iencias 0urídicas y 1ociales de la 3ni#ersidad +entral de +hile, 4Elaboración de un 5lan de Estudios para +átedra de +riminología para Estudiantes de 5re rado6. !lumno : 7a l 0. +há#e* 8u)o*, 5rofesor uía: 0ulio +ortés 8orales. 1antiago, 9ctubre de ;.<  CAPITULO INTRODUCTORIO /a presente memoria tiene por finalidad elaborar un plan de estudios de la cátedra de criminología que sea accesible a alumnos de pre grado.En efecto, la mentada cátedra no está lo suficientemente difundida entre los planes de estudio de las distintas facultades de derecho, pri#ando de esta manera al alumno de elementales conocimientos, no sólo para la aplicación de las normas penales, sino que además, y principalmente, para su comprensión, para conocer qué moti#a la dictación de las normas penales, cuáles son los fundamentos de política criminal que subyacen detrás de ellas.El presente trabajo está desarrollado en base a = capítulos que recorren la historia de la disciplina criminológica, los cuales se presentan ordenados cronológicamente, abordando a los principales autores de cada época, para terminar con una sistemati*ación de las principales teorías en materia criminológica que nos gobiernan en la actualidad. !demás, cada capítulo #a acompa)ado de una bre#e bibliografía complementaria, de suerte que el interesado pueda recabar más información de cada capítulo y>o autor./a moti#ación de esta memoria es crear e incrementar el gusto por esta interesante disciplina, de manera de poder contribuir a una mejor preparación de nosotros, los alumnos. CAPITULO I  De la escuela Clásica del Conocimiento Criminológico(Pre - Científica) Escuela ClásicaObjetios del Ca!itulo En esta parte del desarrollo de la presente tesis, se pretende aportar al alumno los conocimientos necesarios para comprender el surgimiento y desarrollo de esta disciplina, de manera que con el correr de los capítulos pueda ir comprendiendo el desarrollo de ésta, notando como esta #a necesariamente ligada al de#enir histórico de la 1ociedad en que se presenta.2urante esta época, encontramos que la gran influencia de los autores europeos a los cuales se ha agrupado por autores posteriores a esta escuela de pensamiento, es que dan un enorme paso adelante en el estudio del derecho penal, que pasa desde una #isión eminentemente filosófica a una #isión jurídica de los conceptos matrices de esta disciplina, cuales son los de pena, delito y responsabilidad penal, incluyéndose en este ltimo a la persona del delincuente./o que llamamos escuela liberal clásica no consideraba al delincuente como un ser diferente de los demás, no negaba su libre albedrío, ni, mayoritariamente, lo miraba como un enfermo, sino que lo consideraba como un #iolador del pacto social. 5or ende, el delito y la pena no eran considerados como  un remedio a una patología sino como una reacción del Estado para defender a la sociedad del crimen, creando una contra moti#ación. /a pena era necesaria o til para conseguir estos fines, pudiendo ser éstos la conser#ación impoluta del 5acto 1ocial o el logro de la mayor utilidad y bienestar social posible que la sociedad le pueda brindar al indi#iduo. En efecto, hasta antes de este momento &el del hipotético pacto social', pre#alecía en Europa la idea del delito(pecado, siendo la pena la forma o manera de e%piarlo. 5rimiti#amente, pre#aleció la idea del 4tab 6, consistente en conductas que no debían ser reali*adas, límites que no debían ser transgredidos, y que de serlo debían ser reparados mediante la reali*ación de ritos.En efecto, el presente capítulo mostrará al alumno tres teorías consideradas como pertenecientes a esta escuela. El hilo conductor de éstas será la concepción clásica de que el fenómeno delictual corresponde a una #iolación al contrato social, a aquella renuncia que hacen los indi#iduos a fa#or del príncipe, la 1ociedad toda o en definiti#a, una entidad mayor, que será quién dicté las leyes y estable*ca las responsabilidades penales. 7especto de la pena, gobierna esta época, el concepto de que ella debe ser 4retributi#a6, #ale decir, la sanción establecida al delito debe ser proporcional al da)o causado a la sociedad. El delito es el ejercicio de una libertad en la que #oluntariamente el indi#iduo se propone #iolar el pacto que lo acta con sus semejantes.$inalmente, se logrará comprender la importancia de ésta corriente de pensamiento, la cual está dada por que alrededor del siglo ?@? comien*a el estudio de la criminología como disciplina independiente, con un objeto de estudio propio y un discurso y lenguaje propio, no ajeno empero a las influencias de otras disciplinas como la filosofía jurídica, la sociología, la ciencia política, etc.< T omas #obbes Este autor británico, estudia el delito, la pena y el delincuente desde la óptica del poder del Estado.1ostiene que el indi#iduo, pre#io a la e%istencia del Estado, representado por el 5ríncipe, a la postre nico detentador de la soberanía, #i#e en un estado de naturale*a caracteri*ado por el egoísmo de todos y cada uno de los indi#iduos, el hombre pretende imponerse a los demás por lo que #i#e en constante guerra. 5or lo anterior, crea acuerdos básicos para garanti*ar la pa* &leyes naturales'. 2e esta manera, el hombre accede a renunciar a sus derechos en la persona del soberano, sólo y en tanto cuanto los demás indi#iduos hagan igual concesión &todo ello como ya se dijo, teniendo como hori*onte, la consecución de la pa* social', así para garanti*ar que todos los indi#iduos cumplan con este recíproco pacto, se crea un ente con capacidad de coerción, que arbitrará los conflictos de estos hombre omnímodos. +omo consecuencia de esta cesión, el soberano tendrá la obligación, entre muchas otras, de dictar buenas leyes, las que el indi#iduo deberá obedecer.2e esta manera se representan como delito, las conductas que estable*ca discrecionalmente el soberano y tendrán aparejadas las penas que éste, nue#amente en forma discrecional, indique, sin que en modo alguno puedan ser estas injustas, porque el soberano obra en función de las facultades cedidas por los propios indi#iduos. El principio de la legalidad, para -homas Aobbes, deducido a partir de su má%ima obra 4El /e#iatán6, se traduce en que sólo el príncipe puede indicar que conductas se pueden estimar como lícitas y cuales conductas no lo son y su #oluntad se e%presará en la ley, la que será igual para todos &en tanto todos sacrificaron iguales cuotas de libertad'. Cessare $ecarria El aporte de este economista y jurista italiano a la criminología comien*a con el tratado 42ei 2eliti e 2elle 5enne &BCD', en el cual critica cuan injusto concebía el sistema de prisiones y el proceso penal, poniendo especial énfasis en la pena de muerte y en la tortura, las cuales calificaba, amén de crueles,  in tiles en relación a la finalidad que debía tener la sanción como forma de reacción del Estado frente al delito. ! este autor se le atribuye el surgimiento del derecho penal moderno, como consecuencia de que coinciden en un mismo lugar el pensamiento ilustrado y la reacción social frente al fenómeno delicti#o.+on eccaria comien*a una etapa de estudio del derecho penal altamente filosófico, que trae como consecuencia una formulación filosófica de la teoría del delito y de la pena, así como del proceso, todo ello enmarcado en una concepción liberal del Estado y del derecho, teniendo como eje el principio utilitarista de la má%ima felicidad para el mayor n mero de indi#iduos y la ideas contractualitas del pacto social y la di#isión de los poderes./a base de la justicia está en la utilidad com n, que supone la superación de los intereses indi#iduales contrapuestos propios del estado de naturale*a.4El contrato social está en la base de la autoridad del Estado y las leyesF 1u función, que se deri#a de la necesidad de defender la coe%istencia de los intereses indi#iduali*ados en el Estado +i#il, constituye también el límite lógico de todo legítimo sacrificio de la libertad indi#idual6 &'2e esta manera, los indi#iduos acceden a sacrificar el mínimo de limitaciones a su libertad indi#idualF +esión que es al Estado, organi*ación jurídica que se dan los indi#iduos para superar el estado natural, el que a tra#és de jueces obedientes a la ley y no al soberano, aplicará la pena, la cual debe ser estrictamente proporcional al da)o social producido, e#itando las arbitrariedades y la sobre reacción del sistema penal. 5or ello es no es posible pensar en la pena de muerte, porque es impensable que el indi#iduo esté dispuesto a sacrificar su e%istencia misma para la conformación del pacto social. !sí la finalidad de la sanción aplicada no debe ser atormentar al delincuente sino un disuasi#o a éste y al resto de la sociedad frente a la comisión de nue#os delitos.< En síntesis, el aporte de este autor se traduce en la proporcionalidad de la pena &la que debe ser proporcional al da)o pro#ocado' pero basada en principios laicos en #e* que teológicos, a la celeridad y publicidad de los juicios & con la finalidad de que la sociedad pueda controlar la labor jurisdiccional', al conocimiento que todo indi#iduo debe tener de la ley &y no a círculos cerrados de la población', la separación de los poderes & a fin de que sea el legislador y no jue* el que dicte las leyes, etc. &' %iandomenico Romagnosi Este autor italiano, considera que la pena debe ser un contra incenti#o al impulso criminoso.4enesis del dirito penale6En su libro 4enesis del 2iritto 5enale, del a)o G=, sostiene que el derecho penal debe surgir de una filosofía del derecho propia y particular.El hombre es un ser social, que no ha consentido ning n pacto para la conformación del Estado./as leyes del orden social son leyes de la naturale*a que el hombre puede reconocer mediante la ra*ón. El norte será la obtención de la má%ima utilidad y la conser#ación de la especie humana. !sí, surgen tres deberes para los hombresF derecho deber de conser#ar su e%istencia, de no atentar contra su e%istencia y el deber recíproco de los hombres a no ser ofendido por los demás. El fin de la pena es la defensa social. El derecho penal debe ser un derecho aplicable frente a amena*as permanentes del crimen &H'. /a pena para este autor es un contra impulso a la comisión de delitos, de suerte que si ha cometido un delito, e%iste la con#icción de que la persona no lo #ol#erá a cometer, la sociedad no tiene derecho a castigarlo . En concordancia con lo anterior, la pena no es el nico y más importante contra impulso delicti#o que tiene la sociedad, sino que más importante a n es la pre#ención del delito, mediante la superación de la condiciones de la #ida social.
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks