Pio Moa - Los Mitos de La Guerra Civil- Falange Española | Spanish Civil War

Please download to get full document.

View again

of 269
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 14
 
  f
Related documents
Share
Transcript
  LOS MITOS DE LA GUERRA CIVILPío MoaÍNDICE  Nota del autor 3 PRIMERA PARTEIntroducción . Los personajes de la república en la marcha hacia la guerra 6 1. Alcalá-Zamora, el conservador que trajo la república y precipitó la guerra 14 2. Azaña, la inteligencia jacobina y los gruesos batallones populares 20 3. Largo Caballero o la revolución proletaria; Prieto, el amigo socialista de Azaña 28 4. Companys, levantar Cataluña 35 5. García Oliver, la gimnasia revolucionaria 42 6. José Díaz, estrategia de Moscú 48 7. José Antonio, dialéctica de los puños y las pistolas 54 8. Calvo Sotelo, «la democracia no frenará el comunismo» 61 9. José María Gil-Robles, ¿fue posible la paz? 6810. Franco, «lo que ni usted ni yo queremos que pase» 7811. Consideraciones generales sobre las causas de la guerra 85 SEGUNDA PARTE 12. ¿Salvó a la república el armamento de las masas? 9113. El primer puente aéreo 9714. «La mayor persecución religiosa de la historia»10315. García Lorca, Maeztu, los padres espirituales de la república, y otros intelectuales11116. El Alcázar de Toledo y otros asedios11717. Las matanzas de Badajoz y de la cárcel Modelo madrileña12718. El oro enviado a Moscú, ¿un mito franquista?13619. ¿Perdió Franco Madrid por ganar Toledo?14420. La batalla de Madrid15021. Las Brigadas Internacionales16122. Intervención y No intervención16623. Guernica17424. Guerra civil en la guerra civil: mayo del 37 en Barcelona18525. El Pacto de Santoña19426. El enigma Negrín20227. El salvamento de las obras del Museo del Prado y otros salvamentos21228. El enigma Franco224  LOS MITOS DE LA GUERRA CIVIL - Pío Moa 2 EPÍLOGO  I. La guerra civil española en el siglo XX233II. La guerra civil en la historia de España242 APÉNDICES  I. Mapas [Inexistente en esta versión]-- II. Origen regional de personajes citados253III. Cronología264I V. Notas [Inexistente en esta versión]-- V. Indice onomástico [Inexistente en esta versión]--  LOS MITOS DE LA GUERRA CIVIL - Pío Moa 3 NOTA DEL AUTOR  La guerra civil española, cuyo apasionamiento pervive, ha sido pródiga en mitos, sobre to-do en su primer año, cuando se definieron las fuerzas, posturas e ideales: el Alcázar de Toledo, ladefensa de Madrid, la persecución religiosa, la matanza de Badajoz, las Brigadas Internacionales,y tantos más. En los aquí seleccionados puede observarse cierta arbitrariedad. ¿Por qué no dedi-car capítulos a Durruti, la batalla de Guadalajara, Andrés Nin, la batalla del Ebro, la muerte deJosé Antonio, las milicianas, Paracuellos, Belchite y a tantos otros sucesos o personajes que vie-nen enseguida a la cabeza? Porque el libro se alargaría indefinidamente, pero sobre todo porqueesos temas vienen contenidos en los aquí tratados. Por ejemplo, he resumido el terror de retaguar-dia en las matanzas de Badajoz y de la cárcel Modelo de Madrid, con sólo algunas líneas para lade Paracuellos y otras; o he preferido a García Oliver sobre Durruti, porque el primero pesó másen la guerra. Etc. No es ésta una historia sistemática de los episodios de aquel conflicto, sino unexamen crítico de los sucesos y personajes más destacados o «mitificados» por la historiografía ola propaganda.Suelen denominarse mitos los relatos inspiradores de sentimientos y conductas religiosas oéticas, que también refuerzan la identidad comunitaria. Deben de responder a una necesidad psi-cológica, porque incluso las ideologías antirreligiosas producen sus mitos, piénsese en el «buensalvaje» o el «proletariado», con su cortejo de relatos más o menos históricos o literarios, quefundan la adhesión a ellas. En nuestra época, no muy religiosa, la publicidad y la propagandacrean sin tregua mitos, generalmente triviales. Así son llamados figuras y sucesos variopintos delarte, el espectáculo, la política, etc., por su capacidad para inspirar en la gente identificaciónemocional e imitación, erigiéndose en modelos de conducta o de sentimientos.El lenguaje srcinal del mito es simbólico, se vale de personajes y hechos irreales o cuyarealidad ha sido transformada, para los fines inspiradores indicados, de tipo religioso o ético. Elsimbolismo nace de la dificultad o imposibilidad de expresar en forma lógica tales fines, referi-dos, en resumen, al elusivo sentido de la vida. De esa irrealidad, en otros casos artificiosa, derivauna segunda acepción de la palabra mito, la de simple fraude urdido ex profeso para motivar ad-hesión política. Un discurso del presidente de la Generalidad, Jordi Pujol, animaba a los naciona-listas catalanes a crear mitos que inspiraran creencia fervorosa, y ponía por modelo a los griegosactuales, en su opinión ajenos, étnicamente y en cualquier aspecto, a la Grecia clásica, pero quehan llegado a creerse descendientes de ella y se lo han hecho creer a todo el mundo. De igual mo-do operan muchos de los mitos abordados aquí. Parte de ellos se desmontan con sólo recurrir a lalógica, otros requieren ahondar en los datos y en los argumentos.La fabricación actual de mitos, sobre todo en el orden político e histórico, sufre, por suerte,una corrosión crítica o «desmitificadora» no menos incesante, que trata de iluminar la realidad bajo las fabulas. Pero, ¿se pueden desmontar todos los mitos? ¿Existen mitos consistentes, capa-ces de resistir la crítica? En mi opinión sí, y no rara vez el afán desmitificador juega con cartasmarcadas, o concluye en un banal y estéril escepticismo, o refuerza otros mitos inconsistentes. Eneste libro, no ya expuesto a la crítica sino acucioso de ella, encontrará también el lector ejemplosal respecto.Reflejo de la mitificación de la guerra civil es precisamente la dificultad para calificar a loscontendientes. Se han usado los términos «frentepopulistas y nacionalistas», «demócratas y fas-cistas», «franquistas y rojos», «rebeldes y leales», etc. Lo inadecuado de varios de ellos salta a lavista. Los sublevados en julio del 36 sólo fueron rebeldes o facciosos durante unos meses, cuandocarecían de estado y parecían abocados a la derrota. Pero desde octubre o noviembre ya consti-  LOS MITOS DE LA GUERRA CIVIL - Pío Moa 4 tuían un poder beligerante sólido, con cierto reconocimiento internacional, superando el estadiode la mera rebeldía. Tampoco eran fascistas, aunque algunos de sus rasgos superficiales y una desus fuerzas principales -pero no la principal-, la Falange, pudieran asimilarse al fascismo. Y la palabra «rojos», asumida con orgullo entonces por los así llamados, ha terminado por adquirir unmatiz peyorativo, aparte de no identificar a los anarquistas, a los republicanos de izquierda o a losnacionalistas vascos.Hoy predominan los términos «republicanos y nacionales» (o «nacionalistas»). Pero, ¿erarepublicano un bando integrado por varias de las fuerzas más hostiles a la república desde su ori-gen, como la CNT, o los comunistas, o el mismo PSOE a partir de 1934? La legalidad republica-na, nadie lo discute, rodó por tierra el 19 de julio de 1936, sustituida por una revolución anárqui-ca, y luego, en septiembre, por un gobierno básicamente revolucionario. Titular republicanos aesos poderes carece de rigor. Al caer la república, en julio del 36, quedó también maltrecho elFrente Popular, formado, como sabemos, por revolucionarios marxistas y republicanos de iz-quierda, éstos en el gobierno; lo reconstituido en septiembre fue dicho frente, no la vieja repúbli-ca, y con un cambio esencial: los republicanos de izquierda pasaron a un tercer plano, y los mar-xistas al poder. El nuevo Frente Popular logró atraerse al PNV, y después a la CNT, anarquista, ycabe hablar, por tanto, de un bando «frentepopulista» o, para abreviar «populista», en sentido di-ferente del usado en la sociología política.Tampoco distingue el nacionalismo al bando de Franco, porque el contrario cultivó un na-cionalismo no menor. La expresión «bando nacional», aunque vaga, parece más adecuada, por cuanto uno de sus signos básicos de identidad fue la concepción de España como una nación, co-sa menos clara en el campo opuesto.Otro modo de identificar a los contendientes sería el más simple de «izquierdistas y dere-chistas», aunque entre los primeros combatiese también el muy derechista PNV, y en los otros laFalange se proclamase al margen de la derecha. También resulta propio hablar de un bando«franquista», aunque no al principio, pues Franco se hizo pronto el líder indiscutido en su zona,cosa que nunca lograron, aunque sí intentaron, Largo Caballero y Negrín en la opuesta.En este libro emplearé, por tanto, los términos «populista», «izquierdista» o «revoluciona-rio» para nombrar a uno de los bandos, y «nacional», «derechista» o «franquista» para el opuesto.Con su inevitable carga de vaguedad, me parecen bastante más ajustados y neutros que los de re- publicanos, rojos, leales, fascistas, etc.Otra advertencia terminológica: empleo a menudo, aunque no exclusivamente, las formas«Usa» y «useño» en lugar de Estados Unidos y «norteamericano» o «estadounidense», términosestos últimos incómodos e inadecuados, con resonancias mesiánicas, y usurpadores, por así decir,de su lugar a otros muchos países. Cierto que USA significa exactamente Estados Unidos deAmérica, pero reducido a la expresión Usa, queda como un nombre más de país, en cuyo srcen osignificado no se piensa, como no se piensa en el de Suecia, Francia o España.He dedicado una primera parte del libro a la marcha hacia la guerra, siempre tan debatida, por el método de exponer la actitud y la conducta de los personajes más destacados de la repúbli-ca. Me ha parecido clarificador.Entre los apéndices incluyo uno sobre el srcen regional de numerosos personajes, que,entre otras cosas, indica hasta qué punto la guerra civil lo fue en todas partes y no, como algunos pretenden, «contra» alguna o algunas regiones en particular.Asimismo hay uno dedicado a mapas, los cuales son muy esquemáticos, no detallados, pa-ra dar una idea de la evolución de la guerra y de algunos episodios particulares.
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks