LA DETERMINACIÓN DE LA RENTABILIDAD BRUTA EN LAS COMPANÍAS DE SEGUROS DE RETIRO. Contador Luis Alberto ZACARÍAS. Facultad de Ciencias Económicas

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 3
 
  LA DETERMINACIÓN DE LA RENTABILIDAD BRUTA EN LAS COMPANÍAS DE SEGUROS DE RETIRO Contador Luis Alberto ZACARÍAS Facultad de Ciencias Económicas Universidad Nacional de Entre Ríos -
Related documents
Share
Transcript
LA DETERMINACIÓN DE LA RENTABILIDAD BRUTA EN LAS COMPANÍAS DE SEGUROS DE RETIRO Contador Luis Alberto ZACARÍAS Facultad de Ciencias Económicas Universidad Nacional de Entre Ríos - INTRODUCCIÓN El presente trabajo tiene por finalidad realizar un aporte de compilación sobre las diferentes normativas que hoy rigen para que compañías de seguros de retiro acrediten en las cuentas de sus asegurados las rentabilidades que conforman las reservas matemáticas que deben constituir para el pago de las futuras (o presentes) rentas vitalicias. Se aprovecha la oportunidad para hacer una breve reseña del surgimiento de estas aseguradoras en un contexto económico y político especial de nuestro país, allá por fines de la década del 80 y principios de los años 90. Finalmente se aborda la forma en que las compañías resuelven en el marco de la normativa vigente el método de cálculo que utilizan para la determinación de la llamada rentabilidad bruta, base ésta de las acreditaciones de rendimiento en las cuentas de sus asegurados; también se ha investigado en la bibliografía clásica de cálculo financiero sobre los métodos de cálculo que la Supe Intendencia de Seguros de la Nación ha fijado para la determinación de la rentabilidad bruta..- UN POCO DE HISTORIA En el año 987 la Súper Intendencia de Seguros de la Nación emite la Resolución General Nº 906 que establece las bases técnicas de las pólizas que emitan las denominadas companías de Seguros de Retiro. Estas compañías monorámicas (ya que solo pueden ofrecer como único tipo de cobertura, las rentas vitalicias) dieron el puntapié inicial para el cambio que posteriormente vendría en nuestro país en materia previsional. En aquellos años ya se discutía sobre la solvencia del sistema jubilatorio argentino, que estaba administrado en forma exclusiva por el Estado Nacional. Las compañías de seguros de retiro, ofrecían un sistema de ahorro complementario al régimen jubilatorio nacional, por el cual los trabajadores (sobre todo aquellos de mayor poder adquisitivo) constituían un fondo que les permitiera cobrar a partir de determinada edad una renta vitalicia mensual que actuara como complemento de las exiguas jubilaciones que se pagaban en nuestro país. La experiencia no era una innovación exclusiva, ya en nuestro código civil en sus artículos 2070 a 2088 se define y regula el llamado contrato de renta vitalicia, además ya habían arribado a nuestro país algunas compañías extranjeras que ofrecían estos productos combinados con seguros de vida en moneda extranjera; lo que hacía falta era empezar a formar un mercado de producto nacional e introducir paulatinamente lo que luego sería la jubilación privada administradas por las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (A.F.J.P.) En la citada Resolución Nº 906/87 de la S.S.N. entre otros aspectos se definen las condiciones de las tablas biométricas y la tasa de interés técnico que deberán aplicar las compañías aseguradoras para la determinación de las Primas Puras Únicas que deberán cobrar para las coberturas de rentas vitalicias. En sus inicios el producto seguro de retiro establecía un rendimiento anual garantizado del 4% (base de cálculo de los valores de conmutación incluidos en las tablas actuariales utilizadas para calcular las primas o los beneficios). Aparte de este rendimiento mínimo, las compañías podían acreditar en las reservas matemáticas un porcentaje (al que le denominaban alfa ) sobre el rendimiento que las mismas obtenían sobre las inversiones que estaban obligadas a realizar con los fondos compuestos por las primas que iban recaudando y por su propio capital, la que fue denominada como rentabilidad bruta. La acreditación de esa rentabilidad (por encima del 4% garantizado) se hacía por períodos trimestrales calendarios coincidiendo con las fechas de los balances contables que debían presentar ante la S.S.N. 2 En 988 la S.S.N. emite la Resolución General Nº estableciendo un método de aplicación general y obligatoria para las compañías aseguradoras sobre la forma en que las mismas deberán calcular los rendimientos de las primas recibidas y de su propio capital, invertidas en diferentes activos. En su anexo 2, se presenta la fórmula de aplicación uniforme y obligatoria para la determinación del rendimiento de las inversiones antes citadas. Sobre este aspecto es que me detendré más adelante en el presente trabajo. Unos años más tarde (año 993) se crearon en nuestro país las A.F.J.P. producto de la sanción de la Ley Estas entidades administraban los recursos de la Seguridad Social provenientes de los aportes que los trabajadores (que habían optado por la jubilación privada) hacían para formar los fondos necesarios para la compra (en las compañías de seguros de retiro) de las llamadas Rentas Vitalicias Previsionales. Una vez que llegaba a la edad jubilatoria, el trabajador elegía una aseguradora de retiro para que, con el capital juntado en la A.F.J.P., se contratara una renta vitalicia previsional para él y para sus derecho habientes. En el año 997 la Superintendencia de Seguros de la Nación y la Superintendencia de Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones emiten en forma conjunta la Resoluciones (SSN) y 620 (SAFJP) adecuando las condiciones técnicas de las pólizas de seguros de renta vitalicias previsional, estableciendo que las tasas testigos para este tipo de coberturas será la misma que la que mensualmente publica la S.S.N. para las pólizas sobre los seguros de retiro. Asimismo y con iguales propósitos unos años después las compañías de retiro sumaron la recepción de capitales que provenían de las Aseguradoras de Riesgo de Trabajo, también para contratar el beneficio de una renta previsional para los derecho habientes de aquellos trabajadores fallecidos en accidentes laborales. 2.- LA RESOLUCIÓN N º 9.06 S.S.N. Y LA EVOLUCION DE LA TASA TESTIGO. Antes había mencionado que la S.S.N. en el año 987 había emitido la Resolución General 906 dando inicio en el mercado argentino asegurador a los denominados seguros de retiros (verdaderas rentas vitalicias). En la esta Resolución se daban las definiciones técnicas en materia actuarial y financiera para la emisión de las pólizas. Un aspecto importante a destacar es que las compañías que optaran por operar en estas coberturas debían ser monorámicas (es decir sólo podían operar en la cobertura de rentas vitalicias) En el artículo 3 de la Resolución mencionada se definían dos aspectos importantes que hacen a la presentación del presente trabajo: º) En el inciso g) se establecía una tasa de interés técnico anual del 4%, es decir que los valores de conmutación para el cálculo de las primas tenían un componente financiero de descuento a esa tasa de interés. 2º) en el inciso a) se definía la forma en que las compañías debían ajustar sus reservas matemáticas (y como consecuencia las rentas potenciales, adquiridas, rescates y primas), ajuste que no podía ser mayor al rendimiento de las inversiones que realizara la entidad aseguradora ni menor al rendimiento que tengan un conjunto testigo de inversiones (tasa testigo) el que incluye la tasa técnica del 4% - según parámetros fijados periódicamente por la propia superintendencia. Lo que puede concluirse es que la llamada tasa testigo actuaba como un límite por el cual las compañías debían garantizar un rendimiento mínimo a sus asegurados; pero existía un límite adicional que era la tasa equivalente periódica al 4% anual incluido en las tablas biométricas utilizadas por las empresas para determinar precios y beneficios en rentas vitalicias. En julio de 988 la S.N.N. publica la Resolución Nº Esta es la normativa que pretendo analizar en el presente trabajo, sobre todo en lo que respecta a su Anexo II, ya que en ella y especialmente en el anexo citado se detalla la forma en que las aseguradoras deben calcular la rentabilidad bruta de sus inversiones, introduciendo un algoritmo matemático de aplicación general y obligatoria. Esta fórmula constituye un aspecto de interés para el cálculo financiero en razón de que inicia el camino de la tasa de ajuste de las 3 reservas matemáticas para el pago de las rentas vitalicias (incluidas hoy las únicas vigentes referidas a la Ley ). Abordaré este tema en el punto 4 del presente trabajo. Posteriormente, en 990 la entidad de contralor emitía la Resolución Nº en dónde establecía que el rendimiento del conjunto testigo de inversiones desde el mes de abril debía ser el equivalente al que pagaba una caja de ahorros común del Banco de la Nación Argentina. Esta normativa tuvo como antecedente la crisis financiera que se produjo a finales de 989 y principios del año 90, motivo por el cual la S.S.N. se vio obligada a suspender la aplicación de la llamada tasa testigo, por consiguiente la aplicación del mínimo garantizado para los asegurados (incluyendo la tasa técnica del 4% anual), situación que convalidó que las compañías aseguradoras trasladaran a las cuentas de sus asegurados los rendimientos negativos obtenidos en los meses de enero, febrero y marzo de 990. La comunicación Nº 2673 de la S.S.N. de diciembre de 200 informa sobre la evolución de la tasa testigo desde el año 998 hasta el año 200 (mes de diciembre), no obstante desde el año 2002 el organismo de contralor hace pública en forma mensual las tasas testigos que deben aplicar las aseguradoras. En marzo de 2006 se emite la Resolución Nº 72 por la cual se establece el mecanismo por el que se fijará la tasa testigo de las rentas vitalicias derivadas de las Leyes Nº y (Ley Integrada de Jubilaciones y Pensiones y Ley de Riesgos de trabajo),.a partir del mes de Marzo de 2006, para las pólizas de Rentas Vitalicias derivadas de las Leyes Nº y Nº , contratadas a partir del 29 de Abril de 2002, la Tasa Testigo será igual al promedio mensual de los valores diarios de las tasas de interés correspondientes a las colocaciones a Plazo Fijo en Pesos, por un plazo de hasta cincuenta y nueve días, por montos de $ a $ , que figuran en el Boletín Estadístico del Banco Central de la República Argentina, Tasa de Interés por Depósitos, multiplicada por un coeficiente de corrección de 0,90. A fin de posibilitar la liquidación de los beneficios que le corresponden a los contratos en tiempo y forma, el cálculo será determinado desde el 6 del mes anterior hasta el 5 del mes en que se aplica la tasa.. Es dable destacar que la S.S.N. publica en su página web en forma mensual la tasa testigo correspondiente al conjunto testigo de inversiones. Para obtener esta información hay que acceder a la información contable y estadística de mercado correspondiente a retiro y específicamente a las tasas testigos. La última información publicada corresponde al mes de mayo de 20 y asciende al 0,7%. Comunicación Nº 72 SSN del 23/03/2006 4 3.- PROCEDIMIENTO PARA LA DETERMINACIÓN DE LA RENTABILIDAD A TRANSFERIR A LAS RESERVAS MATEMÁTICAS Dejando para un apartado final la forma en que las compañías de retiro deben calcular su rentabilidad bruta, punto inicial del procedimiento que se detalla a continuación, se expone un cuadro que resume el procedimiento en que se llega a la rentabilidad a transferir: Rentabilidad Bruta (R.B.) de las CompanÍas de Retiro Resolución S.S.N. Nº Se compara con la Tasa Testigo (T.T.) Periódica publicada por S.S.N. Resolución Nº Si T.T. es Mayor que la R.B., se toma aquella para el cálculo Si R.B. es mayor que la T.T. se tomará la diferencias entre ambas (R.B. T.T.) Sobre T. T. ó (R.B. T.T.) según el caso, se aplica un factor α (alfa) de transferencia a la reserva matemática Menos: gastos fijos (,65% anual) (*) Resolución Nº S.S.N. RENTABILIDAD A TRANSFERIR A LAS RESERVAS 5 equivalente: (*) Al tratarse de transferencias mensuales se debe tomar el cargo por gastos 2 ( + 0, 065) = 0, LA RENTABILIDAD BRUTA DE LAS COMAPNÍAS 4.. Resolución S.S.N. Nº Antes había mencionado que el objetivo de este trabajo era realizar un compendio sobre la forma en que las aseguradoras de retiro calculaban el rendimiento de las inversiones que realizaban con su capital propio y con los fondos que iban obteniendo producto de: a) las primas periódicas que percibían por los seguros de retiro que colocaban b) las primas provenientes de los capitales producto de las Ley y c) su propio capital y d) los rendimientos positivos obtenidos durante períodos anteriores, sobre este punto hay que recordar que no toda la rentabilidad obtenida por las empresas era transferida a las reservas en beneficio de sus asegurados, sino que una parte de aquella rentabilidad (-α) era retenida por la compañía para nutrir el fondo de fluctuación. La rentabilidad bruta es el punto inicial para determinar la tendencia de crecimiento o decrecimiento de las reservas matemáticas y por consiguiente el crecimiento o no de las rentas vitalicias periódicas que reciben los asegurados. Se puede concluir que la forma en que las aseguradoras invierten los fondos propios y de terceros es de vital importancia, y para que los fondos estén bien invertidos las estrategias de los gerentes y/o asesores financieros es fundamental. La Superintendencia de Seguros de la Nación ha regulado fuertemente la forma en que las compañías deben invertir estos fondos, estableciendo máximos y mínimos de acuerdo al tipo de inversión (plazo fijo, títulos de renta fija o variable, inmuebles, etc.). De esta manera se busca una diversidad que disminuya los riesgos y asegure liquidez suficiente. En la Resolución General Nº del año 988, modificada en el año 995 por la Resolución Nº también de la S.S.N, se legisla sobre dos temas de mucha importancia y vinculación con el cálculo financiero: a) en su Anexo I se establecen las formas en que se valuarán cada tipo de inversión que realiza la compañía y b) define en su Anexo II la fórmula general de aplicación para el cálculo de las rentabilidades brutas periódicas de las compañías Resolución General Anexo I No es intención en el presente trabajo enumerar los ítems en los que se definen uno a uno los criterios para valorizar las distintas inversiones en sus diferentes etapas (ingreso, permanencia y salida). Sí es interesante exponer que en todos los casos las inversiones deben valorizarse neta de gastos de entrada y salida, y esto tiene directa vinculación con el anexo II de la Resolución, ya que el modo en que la S.S.N. resuelve la forma de calcular las rentabilidades es la ecuación para determinar la Tasa Interna de Retorno (T.I.R.) Sí entiendo importante exponer que la Resolución Nº en su anexo I establece diferentes formas de calcular los intereses devengados en períodos fraccionarios de tiempo: así para inversiones en entidades financieras (plazo fijo) define que debe utilizarse la 6 convención exponencial y para el devengamiento de los intereses de los títulos públicos en moneda nacional o extranjera la convención lineal Resolución General Anexo II Una vez definidas las formas en que deben valorizarse cada uno de los tipos de inversiones para un determinado tiempo t, la S.S.N. define la fórmula general para calcular la tasa periódica de rentabilidad bruta, expuesta a continuación: SRI i Donde: m m VRI ( ) t RPI SRI f + RDI t f + i 0 t + RDI = t t= t ( i) m = + m ( + i) ( + i) SRI i Saldo Rubro Inversiones al inicio. VRI t Variación del Rubro Inversiones al momento t. RPI t Resultado Percibido del Rubro Inversiones en el momento t. RDI i Resultado Devengado del Rubro Inversiones al inicio. SRI f Saldo del Rubro Inversiones al final RDI f Resultado Devengado del Rubro Inversiones al final. m: Período de tiempo considerado. Puede observarse que la entidad de control optó por una fórmula generalmente aceptada para encontrar una tasa implícita que iguala el flujo de fondos (percibido y devengado durante un período t determinado) con el Saldo Inicial del Rubro Inversiones ( SRI i ). Este modelo es conocido como T.I.R. (Tasa Interna de Retorno). En realidad no se trata estrictamente de un flujo de fondos ya que se contemplan los rendimientos devengados, y estos aún no son líquidos, por consiguiente no han generado ningún ingreso o egreso en moneda para la entidad. Hasta acá puede afirmarse que la S.S.N. reglamentó la forma de calcular la Tasa de Rendimiento Bruto con un medio de aceptación generalmente conocido por los especialistas financieros. Inicialmente esta determinación se hacía cada 3 meses, luego se debía calcular la rentabilidad bruta en forma mensual y hoy por disposiciones vigentes debe hacerse en forma diaria. Es decir que todos los días las compañías deben calcular su rentabilidad bruta e informar a la Superintendencia la misma. Cuando el cálculo se hacía por trimestre o en meses podía ocurrir que la aplicación del algoritmo TIR diera raíces múltiples en razón de existir cambios en los signos de los flujos y esto se debía resolver, también de forma uniforme para todas las compañías. En la Resolución S.S.N se definía que ante esta situación las compañías debían utilizar el método HARDY para la aproximación de la tasa de rentabilidad. 7 El método HARDY también fue transcripto en la Resolución que establecía su aplicación, de la siguiente manera: HARDY 2 I A + B - I I: Rendimiento de las Inversiones = (RDI f + RPI f) RDI i A: Saldo inicial del rubro Inversiones = SRI i + RDI i B: Saldo Final del rubro Inversiones = A + VRI T + I Ahora bien, podemos preguntarnos qué están haciendo las compañías de retiro en la actualidad para calcular la rentabilidad bruta diaria, tal lo que establece la normativa vigente. La respuesta es que básicamente se usa el modelo HARDY propuesto, en forma directa. Vemos a continuación cómo el modelo se trabaja en una planilla Excel para obtener la rentabilidad bruta diaria: º) Los datos a considerar: 2º) La fórmula HARDY cargada en Excel. Se observa en la celda B 2 (0, ) el resultado de aplicar la fórmula descripta en fx del Excel. Esta fórmula la podríamos expresar de la siguiente manera: 2( RDI + RPI RDI ) f t i {( SRIi + RDIi + SRIi + RDIi + VRIt ) ( RDI f + RPIt ) RDI i } 8 5.- EL METODO HARDY EN LA BIBLIOGRAFÍA También ha sido propósito de este trabajo investigar sobre antecedentes bibliográficos que permitan conocer en qué casos y de qué manera es usado el método HARDY para la determinación de una raíz aproximada cuándo el algoritmo T.I.R. da raíces múltiples. Debo confesar que la búsqueda fue bastante infructuosa tanto en la bibliografía a la que tuve alcance, como en las distintas páginas de internet en la que indagué sobre el tema, aunque sin lugar a dudas la búsqueda no debe darse por agotada. En las páginas web al impulsar un buscador con la frase HARDY o método HARDY aparecen múltiples páginas con la historia y aportes del matemático inglés Godfrey Harold Hardy, quién formuló el principio de Hardy Weinberg sobre la genética de las poblaciones. También aparece el método HARDY CROSS (ingeniero estadounidense) que permite el cálculo de ciertas estructuras para la ingeniería y el flujo de líquidos por tuberías en redes, aplicando el método matemático de las diferencias finitas. Estas aplicaciones tienen especial interés para los ingenieros que realizan cálculos vinculados a la construcción. No obstante lo anterior en un libro clásico de matemática financiera Intereses y Anualidades Ciertas de José González Galé 2 - cuándo se introducen los distintos procedimientos para la determinación de la tasa efectiva contenida en un flujo de fondos originados en una operación de préstamo, entre los mencionados como de aproximaciones sucesivas se menciona en el apartado 48 la fórmula de Hardy que mediante el cálculo de las diferencias finitas, permite hallar una fórmula muy cómoda y exacta para calcular la tasa. 3 En el citado libro se muestra un ejemplo sobre cómo calcular la tasa implícita en una operación de préstamos con pagos periódicos constantes, y luego en un anexo del libro se analiza detalladamente cómo el método de las diferencias finitas permite arribar a una fórmula que aproxima la raíz de una ecuación de grado superior. La fórmula expuesta es la siguiente: ρ = h a ( ) 2
Related Search
Similar documents
View more
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks