Formación troncal de las especialidades médicas- un reto del presente para una mejora del sistema sanitario

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 3
 
  Formación troncal de las especialidades médicas- un reto del presente para una mejora del sistema sanitario
Related documents
Share
Transcript
  164.284 El programa MIR, creado en España hace más de 30 añospara la formación de médicos especialistas, ha sido un ins-trumento que ha demostrado su utilidad en la formación deprofesionales con un elevado nivel de capacitación. Esteprograma formativo ha contribuido a mejorar la calidad asis-tencial de la medicina practicada en España. Sin embargo,la superespecialización derivada de la formación MIR actualha generado, en muchos ámbitos, una asistencia excesiva-mente parcelar que ha puesto en dificultades el propio sis-tema sanitario por la necesidad del concurso de diversosespecialistas para atender a un mismo paciente y por el ine-vitable encarecimiento de la asistencia.Con la finalidad de mitigar esta realidad y procurar una ma-yor adquisición de conocimientos comunes para la mayoríade especialistas, la Ley de Ordenación de las ProfesionesSanitarias (LOPS) 1 prevé la introducción de la troncalidaden los programas de formación de los especialistas. Así, enel punto 2 del artículo 19 se dice textualmente: «Las espe-cialidades en Ciencias de la Salud se agruparán, cuandoello proceda, atendiendo a criterios de troncalidad. Las es-pecialidades del mismo tronco tendrán un período de for-mación común con una formación mínima de 2 años».La Comisión de Medicina y Especialidades Relacionadas delCCECS (Consell Català d’Especialitats en Ciències de la Sa-lut) ha iniciado una reflexión sobre la troncalidad de las es-pecialidades médicas. En el presente artículo se expone elresultado de este análisis que incluye una propuesta de lascompetencias que los futuros profesionales deberían adqui-rir en estos 2 años de formación común. El manuscrito, amodo de documento de trabajo, tiene por objetivo aportarunas reflexiones que, junto a otras que puedan surgir de so-ciedades científicas o de las diferentes administraciones,puedan ser consideradas por las autoridades sanitarias enla implementación de este aspecto de la ley. Evolución de las especialidades médicas y del entornosocial del ejercicio de la medicina En las últimas décadas se ha asistido a un adelanto vertigi-noso en el desarrollo de los conocimientos científicos y a laaparición de nuevas tecnologías diagnósticas y terapéuticas.La sociedad ha asumido este avance como algo absoluta-mente beneficioso e irrenunciable, por lo que ha generadola necesidad de disponer de un número cada vez mayor deespecialistas capacitados en áreas muy concretas del cono-cimiento. Este hecho ha motivado la solicitud para crearnuevas especialidades, además de las ya reconocidas 2 , así como el desarrollo de áreas de capacitación específica den-tro del tronco de determinadas especialidades médicas 3-6 .Tal como se ha reflejado anteriormente, esta superespeciali-zación tiene innegables ventajas, ya que mejora la calidadde la asistencia terciaria y favorece el avance en el conoci-miento mediante la investigación y la docencia, aunquetambién tiene algunos inconvenientes a otros niveles asis-tenciales al provocar la atomización de la asistencia a unmismo paciente e, incluso, la desconexión entre los distin-tos profesionales con distintas áreas de interés. Por ello, ac-tualmente se ha generado un intenso debate sobre cómohallar un adecuado equilibrio entre la necesaria superespe-cialización y la necesidad de integrar la mayoría de los as-pectos de la práctica médica (o cuanto menos, todos losque sean razonablemente posibles) por un solo especialistade referencia 7 .Por otra parte, los mismos avances de la ciencia médicaintroducen una cierta transversalidad entre las especiali-dades clásicas. Así, el desarrollo de las enfermedades in-fecciosas y de la oncología médica, por ejemplo, así comode la genética, genómica y proteómica, están constante-mente tendiendo puentes entre distintas especialidades.Ello hace prever que en un futuro no muy lejano se con-forme un nuevo mapa de especialidades médicas, lo queexigirá una versatilidad mayor y cierta flexibilidad para queestos especialistas puedan derivar de una especialidad aotra, si las circunstancias personales o del entorno sanita-rio así lo aconsejan.Paralelamente a los avances tecnológicos, se ha producidocambios organizativos generales del sistema sanitario, así como en la comunicación y en los sistemas de la informa-ción. Estos progresos favorecen el intercambio de informa-ción médica y facilitan el desarrollo de una auténtica conti-nuidad asistencial entre los distintos profesionales y losdiferentes niveles de atención sanitaria.Al mismo tiempo que ha surgido esta nueva concepción dela formación troncal para los futuros especialistas, tambiénse ha ido introduciendo elementos de gestión para racionali-zar el gasto sanitario y para dar una respuesta adecuada alas exigencias de la sociedad, que demanda una atenciónmás rápida y con menores tiempos de hospitalización. A modo de ejemplo, estos aspectos han propiciado la intro-ducción progresiva, en los últimos 10-15 años, de alternati-vas a la hospitalización convencional 8,9 .Estas formas deatención sanitaria son más eficientes y aportan un mayorgrado de comodidad al paciente sin reducir la calidad asis-tencial. ARTÍCULO ESPECIAL  Med Clin (Barc). 2006;127(4):139-44 139 Formación troncal de las especialidades médicas: un reto del presente para una mejora del sistema sanitario Josep Terés, Josep Anton Capdevila, Ferran Nonell, Francesc Cardellach, Magdalena Bundó y Miquel Torres, en representación de la Comisión de Medicina y Especialidades Relacionadas a del Consell Català d’Especialitats en Ciències de la Salut b . a Coautores y miembros de la misma comisión: Nolasc Acarin, Juan Maria Cinca, Manel Ramon Chanovas, Jordi Delàs, Vicent Fonollosa, Montserrat Gavagnach, Sergi Martínez, Àngels Santesmasses, Antoni Torres. b Órgano asesor del Departament de Salut y del Departament d’Universitats, Recerca i Societat de la Informació de la Generalitat de Catalunya, adscrito al Institut d’Estudis de la Salut. Correspondencia: Dr. M. Torres.Servicio de Medicina Interna. Fundació Hospital de l’Esperit Sant.Av. Mossèn Pons i Rabadà, s/n. 08923 Santa Coloma de Gramenet.Barcelona. España.Correo electrónico: mtorres@hes.scs.esRecibido el 11-4-2006; aceptado para su publicación el 26-4-2006.   Justificación de una formación troncal en las especialidades médicas Los aspectos reflejados en el apartado anterior, junto conlos cambios demográficos y de la expectativa de vida de lapoblación, son motivos suficientes para proceder a un re-planteamiento acerca de cómo deben formarse los futurosespecialistas para adaptarse a la realidad del momento.Por un lado, se ha asistido a una evolución tecnológica quefavorece la superespecialización y, por otro, existe la eviden-cia actual que hay que atender a una población cada vezmás envejecida, con pluripatología y elevados grados de de-pendencia. También estamos asistiendo a cambios socialesque deben considerarse a la hora de diseñar la enseñanzade las especialidades médicas, como son la inmigración, lainternacionalización de los problemas de salud, los nuevosestilos de vida, los patrones culturales y de enfermedad, o laprogresiva utilización, por parte de los pacientes, de las me-dicinas complementarias o alternativas.Cualquier organización del sistema sanitario debe tener encuenta las enfermedades más prevalentes en nuestro me-dio, como son por ejemplo la enfermedad pulmonar obs-tructiva crónica, la insuficiencia cardíaca, la cardiopatía is-quémica, la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, lasdislipemias, el ictus, la neumonía, el cáncer, la cirrosis he-pática o el deterioro cognitivo. En estas circunstancias, estan importante diagnosticar ytratar el episodio agudo comoel resto de las enfermedades de base, que en no pocas oca-siones son diversas en un mismo paciente. Con el fin deafrontar con suficientes garantías de calidad asistencial y de eficiencia este planteamiento holístico del paciente, elsistema debe fomentar una formación troncal que asegurela adquisición de unos conocimientos y habilidades comu-nes a las diferentes especialidades médicas. En consecuen-cia, los objetivos y las ventajas del desarrollo de una forma-ción troncal quedan reflejados en los puntos siguientes: 1. A menos que no sea absolutamente necesario, una bue-na formación troncal evitará que los pacientes sean visita-dos simultáneamente, por una misma enfermedad, por va-rios especialistas (médico de familia, internista, cardiólogo,neumólogo, neurólogo, digestólogo, oncólogo, endocrinólo-go, etc.), en distintos ámbitos hospitalarios o extrahospitala-rios, y en diferentes dispositivos asistenciales. Tener unabuena base de conocimientos troncales aumentará la efica-cia y la calidad de las prestaciones sanitarias y evitarámúlti-ples derivaciones y consultas innecesarias, lo cual acarrearámenos molestias al paciente, favorecerá la eficiencia del sis-tema sanitario 10 y evitará la polifarmacia injustificada. 2. Un aspecto del aprendizaje médico que aconsejaría unaformación troncal es la necesidad de una versatilidad de losespecialistas que permita cierta «movilidad» entre determi-nadas especialidades. Obviamente esta movilidad deberíaentenderse desde la de racionalidad, y permitir la aproxima-ción entre las especialidades con más puntos en común.Sin ninguna duda esta movilidad sería una garantía de unaatención asistencial permanente en determinados ámbitosgeográficos, con independencia de los cambios sociales yde las modificaciones en las necesidades asistenciales quepuedan producirse de forma puntual y, a veces, inesperada.Al hacerse eco de esta necesidad, la LOPS 1 , en su artículo23, contempla la posibilidad de obtener de un segundo títu-lo de especialista (dentro de un mismo tronco) a profesiona-les con al menos 5 años de ejercicio profesional, y un terce-ro o sucesivos títulos, una vez transcurridos 8 años desde laobtención del anterior. No obstante, el procedimiento de laobtención aún está por determinar y debe incluir lógica-mente todos los resortes de seguridad que garanticen la ca-lidad asistencial en cualquiera de los ámbitos de especiali-zación requeridos. 3. Una tercera cuestión que aconseja la formación troncales el desarrollo de áreas de capacitación en las especialida-des con áreas claramente desarrolladas, pero que no dispo-nen del reconocimiento como especialidad (también con-templados en la LOPS 1 ). Esta formación aseguraría unosmínimos comunes en cuando a conocimientos y experien-cia en esta especialidad, y a la vez permitiría alcanzar ungrado de conocimientos y habilidades en determinadoscampos de ésta. De nuevo, la troncalidad permitiría unamovilidad entre estos distintos campos que no sería posibleen ausencia de esta actuación, así como eventualmente, unacceso desde diferentes especialidades. 4. La formación troncal, basada en la elección de la espe-cialidad al final del período común de 2 años, puede mitigarel componente de ansiedad e incertidumbre propio de estemomento, como ocurre actualmente, al realizar esta elec-ción justo después del examen MIR. Por otro lado, el mayorconocimiento de las especialidades al cabo de 2 años de ro-tación sería un valor añadido de indudable interés para suelección, puesto que permitiría disminuir de una forma sen-sible el riesgo a equivocarse.La intensificación del aprendizaje de los aspectos troncalespuede proporcionar una formación básica común sólida,que se traducirá en una mayor homogeneización de mu-chos de los aspectos esenciales de la práctica clínica 11-13 .Puede facilitar, por ejemplo, la estructuración de una histo-ria clínica compartida y el abordaje de una buena parte delos problemas del paciente, independientemente del profe-sional médico o del lugar donde sea tratado. También pue-de estimular un mejor cumplimiento de las guías clínicas, alhacer partícipe de la elaboración y seguimiento de ellas aun mayor número de profesionales. Estos cambios puedenmejorar la calidad asistencial y la percibida por los pacien-tes, favorecer el intercambio de información entre profesio-nales, adecuar la eficiencia del sistema y, en definitiva, me- jorar objetivamente el continuum  asistencial. Propuesta de competencias comunes en el tronco de las especialidades médicas Aunque cada profesional tiene una vía final de especializa-ción, hay una serie de conocimientos médicos, habilidadesclínicas y comunicativas, actitudes hacia el trabajo en equi-po, a la formación e investigación, a la ética y derecho mé-dicos, y también a aspectos relacionados con temas admi-nistrativos y de gestión, que todo médico en formación, decualquier especialidad, debería haber aprendido en los pri-meros años de su formación. En el anexo 1 se recogen es-tas competencias genéricas, la mayoría de las cuales podríacompartirse con otras especialidades integrantes de otratroncalidad no médica (por ejemplo, quirúrgica), así comolas competencias clínicas específicas de la formación tron-cal para las especialidades médicas 11,14,15 . La adquisición deestas competencias tendría lugar durante el período comúnformativo de 2 años.A diferencia de lo que sucede en el pregrado 16,17 en el quees relativamente fácil clasificar las competencias que elalumno debe alcanzar en conocimientos (saber), habilida-des y actitudes (saber hacer), en la etapa de posgrado mu-chas de las competencias específicas exigibles requierenhaber adquirido e integrado de forma simultánea los treselementos. Por este motivo, en el anexo 1, y con la finalidad TERÉS J ET AL. FORMACIÓN TRONCAL DE LAS ESPECIALIDADES MÉDICAS: UN RETO DEL PRESENTE PARA UNA MEJORA DEL SISTEMA SANITARIO 140 Med Clin (Barc). 2006;127(4):139-44  de facilitar su confección y sucesivas revisiones, las compe-tencias específicas se han agrupado por materias o por apa-ratos y sistemas, en lugar de hacerlo por conocimientos, ha-bilidades y actitudes. En ningún caso se pretende definir lascompetencias que corresponden a cada especialidad, cosaque por otra parte no es el objetivo de la presente reflexión,sino aquellas competencias básicas que se ha consideradoque los médicos en formaciónhan de haber logrado apren-der durante el período de formación troncal, sea cual sea suespecialización futura. El hecho de que una determinadacompetencia se haya ubicado en un apartado específico nosignifica que la adquisición de ésta deba tener lugar forzo-samente en un servicio de la especialidad correspondiente.Finalmente, como debe ser preceptivo en cualquier listadode estas características en una fase preliminar, como es elpresente caso, tampoco constituye una relación cerrada,sino que se ha llevado a cabo con el propósito de incorporarel máximo de sugerencias. Desarrollo de la formación troncal en las especialidadesmédicas Las autoridades sanitarias y las Comisiones Nacionales delas diferentes especialidades deben reflexionar en profundi-dad acerca de la forma como hay que aplicar un modelotroncal de especialización. Entre otros debería considerarselos puntos siguientes: 1. Un análisis periódico del número de especialistas en for-mación que se precisan para cubrir las necesidades sanita-rias de la población. 2. Un plan de rotaciones común durante 2 años, predomi-nantemente por servicios de medicina interna, urgenciasmédicas, centros de salud y otros servicios clínicos que dis-pongan de unidades o programas dirigidos a las enfermeda-des más prevalentes. Una posible forma de racionalizar losrecursos docentes sería adscribir. Los alumnos de posgradodurante el período de formación troncal más que a centrosconcretos, a áreas sanitarias o a corporaciones sanitariasque dispusieran de los dispositivos docentes acreditados,capaces de ofrecer la formación exigida. 3. Diseño de una cartera de conocimientos y habilidadesmínimos a adquirir, como por ejemplo los que aquí se pro-ponen (anexo 1), y facilitar su aprendizaje. 4. Una evaluación continuada durante los 2 años de forma-ción troncal, que junto con la nota inicial de la evaluaciónMIR pudiera definir un orden de prioridad para la elecciónde la especialidad médica al final de este período de 2 años.La formación troncal, preceptiva por ley 1 , ya tiene sus pre-cedentes en la mayoría de países europeos 14,18 Sería desea-ble que los diferentes agentes implicados en la formaciónde especialistas (comisiones nacionales, sociedades científi-cas, especialistas, tutores, médicos posgraduados, así comolas diferentes administraciones implicadas), trabajasen enaras de obtener un consenso que permitiera diseñar unaformación médica especializada más acorde con las necesi-dades sanitarias actuales. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 1.Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias (LOPS). BOE n.º 280, de 22 de noviembre de 2003. p. 41442-58.2.Web del Ministerio Sanidad y Consumo. En: http://www.msc.es/profesio-nales/formacion/guiaFormacion.htm3.Rozman C. La educación médica en el umbral del siglo XXI . Med Clin(Barc). 1997;108:582-6.4.Pujol R, Costa J. Medicina interna y los internistas. Med Clin (Barc). 1988;90:659-60.5.Pujol R, Oriol A. Especialización o áreas de capacitación. Med Clin (Barc).2004;123:55-6.6.Piqué JM, Arroyo V, Planas R, Pérez-Mateo M, Prieto J. La formación deespecialistas en aparato digestivo. ¿Llegó el momento de la revisión?Gastroenterol Hepatol. 2003;26:427-36.7.Rozman C. Reflexiones sobre la Medicina Interna. Discurso pronunciadoen el acto de investidura de Doctor «Honoris causa» de la Universidadde Salamanca. Salamanca, 5 de noviembre de 2004. En: http://www.usal.es/gabinete/protocolo/Ciril_Rozman_ceremonia.htm8.Davies L, Wilkinson M, Bonner S, Calverley PM, Angus RM. «Hospital athome» versus hospital care in patients with exacerbations of chronicobstructive pulmonary disease: prospective randomised controlled trial.BMJ. 2000;321:1265-8.9.Torres M, Capdevila JA, Armario P, Montull S, y grupo de trabajo de losServicios de Medicina Interna de los Hospitales de Cataluña. Alternativasa la hospitalización convencional en medicina interna. Med Clin (Barc).2005;124:620-6.10.Llibre Blanc de les professions sanitàries. Barcelona: Generalitat de Ca-talunya. Departament de Sanitat i Seguretat Social; 2003.11.Hesketh EA, Allan MS, Harden RM, Macpherson SG. New doctors’ per-ception of their educational development during their first year of post-graduate training. Med Teach. 2003;25:67-76.12.Evans J, Lee P, Goldacre MJ, Lambert TW. Pre-registration house offi-cers’ comments on working in the NHS: a qualitative study of views of UK medical graduates of 1999. Med Teach. 2004;26:250-5.13.Dacre J, Richardson J, Noble L, Stephens K, Parker N. Communicationskills training in postgraduate medicine: the development of a new cour-se. Postgrad Med J. 2004;80:711-5.14.Joint Committee on Higher Medical Training. En: http://jchmt.org.uk/ gim/index.asp15.Competències de Professions Sanitàries. Institut d’Estudis de la Salut.Consell Català d’Especialitats en Ciències de la Salut. Departament deSanitat i Seguretat Social. Departament d’Universitats, Recerca i Societatde la Informació; Barcelona; 2002.16.Libro Blanco Título de grado en Medicina. Agencia Nacional de Evalua-ción de la Calidad y Acreditación (ANECA). En: http://www.aneca.es/mo-dal_eval/docs/libroblanco_medicina_def.pdf 17.Competències que han d’adquirir els estudiants de medicina durant elsestudis de pregrau a la Facultat de Medicina de la Universitat de Barce-lona. En: Facultat de Medicina de la Universitat de Barcelona, editor.Barcelona: Signo impressió Gràfica, SA; 2003.18.European Union of Medical Specialist (UEMS). En: http://www.uems.netTERÉS J ET AL. FORMACIÓN TRONCAL DE LAS ESPECIALIDADES MÉDICAS: UN RETO DEL PRESENTE PARA UNA MEJORA DEL SISTEMA SANITARIO Med Clin (Barc). 2006;127(4):139-44 141  TERÉS J ET AL. FORMACIÓN TRONCAL DE LAS ESPECIALIDADES MÉDICAS: UN RETO DEL PRESENTE PARA UNA MEJORA DEL SISTEMA SANITARIO 142 Med Clin (Barc). 2006;127(4):139-44 ANEXO 1 Propuesta de las competencias a adquirir durante los dos años de formación troncal en la formación de especialistas de las especialidades médicas 1.COMPETENCIAS GENÉRICAS1.1.Habilidades clínicas generalesCapacidad para obtener una historia clínica con todos los detalles relevantes, para realizar una orientación sindrómica, sea cual sea la sintomatología del pacienteCapacidad para realizar una exploración clínica completa, útil para detectar signos relacionados con la sintomatología del paciente o con otrasanomalías asociadas, relacionadas o noCapacidad para solicitar las exploraciones complementarias adecuadas para una primera fase del diagnóstico, para la correcta interpretación de éstas y para decidir la necesidad y el momento razonable de la consulta con el especialista correspondienteHabilidades para obtener muestras de sangre, obtener una vía periférica y practicar punciones aspirativas con aguja fina de ganglios y tumoraciones superficiales por punción, en condiciones de ser procesadas por el laboratorio correspondienteCapacidad para indicar el tratamiento adecuado y para decidir el momento razonable en que se requiere el control del especialistacorrespondienteCapacidad y conocimientos para evaluar la dependencia y la fragilidad del paciente y dar un enfoque geriátrico de los pacientes de edad avanzadaHabilidades y actitudes para la atención al paciente terminalActitud proactiva en el tratamiento del dolorDetectar la sociopatía y evaluarla, así como otros determinantes de salud ambientales, psicológicos, culturales y dependientes del estilo de vida1.2. Habilidades comunicativasCapacidad para generar una relación mutua de confianza con los pacientes y sus familiaresCapacidad para superar, razonablemente, las dificultades inherentes a la multiculturalidad de nuestra sociedad actualCapacidad para detectar las principales preocupaciones y expectativas de los pacientes y de sus familiares en relación con su enfermedadCapacidad para estructurar la información a los pacientes y familiares, de forma clara y concisa en función de las preocupaciones, expectativas y capacidad de comprensión de éstos, y finalmente comprobar que ha tenido lugar la necesaria comprensión de la problemática del pacienteCapacidad para redactar de forma coherente, concisa, legible y comprensible los documentos clínicos habituales (historia, comentarios, informesclínicos, informes de alta), teniendo en cuenta que estos documentos que son de uso clínico, pueden serlo también de uso legal, y evitar las siglas,así como juicios de valor sobre el pacienteConocimiento de cómo dar malas noticias y la habilidad para comunicarlasHabilidad y actitud para explicar detalladamente el tratamiento, evaluar el cumplimiento y detectar la polifarmacia1.3. Actitudes y habilidades hacia la formación y la investigaciónInterés para ejercitarse en el autoaprendizaje y en la autoevaluaciónCapacidad para buscar información mediante accesos electrónicosCapacidad para entender y expresarse en inglés médicoCapacidad de un análisis crítico de trabajos científicos srcinalesInterés y capacidad para compartir los conocimientos y enseñar a especialistas en formación más jóvenes y a estudiantesInterés y capacidad para integrarse en el diseño y el desarrollo de protocolos de investigaciónConocimiento de los principios básicos de estadística médicaConocimientos de epidemiología clínica: tipo de diseño de estudios, principios de causalidad, confusión, interacción, contraste de hipótesisCapacidad para preparar presentaciones, casos clínicos y sesiones bibliográficasHabilidades para hablar en público1.4. Actitudes y habilidades para el trabajo en equipoCapacidad para generar empatía con los compañeros, tanto de la propia especialidad como con los de otras especialidades que pueden estarimplicados en el diagnóstico o tratamiento de los pacientes propiosAceptación de la autoridad moral y profesional del líder reconocidoActitud proactiva en el seguimiento de protocolos y guías clínicas, así como la participación en su actualizaciónCapacidad para aceptar ocasionalmente un papel secundario en alguna de las actividades del equipoGenerosidad, solidaridad y respeto para todos los profesionales del equipo, médicos, enfermeras, auxiliares, personal administrativo, etc.Conocer y respetar los límites de la competitividad entre compañeros, con objeto de no malograr el trabajo de todo el equipoSer proactivo en el mantenimiento y la mejora de la imagen y el prestigio social de la institución donde uno se está formando profesionalmente1.5. Conocimientos, actitudes y habilidades hacia la ética y el derecho médicoConocimiento del funcionamiento de los comités de Ética Asistencial y de Investigación ClínicaConocimiento y respeto de los principios básicos de la Bioética tanto con respecto a la asistencia como a la investigaciónConocimiento de la legislación vigente en relación con el consentimiento informado y al procedimiento para su obtenciónConocimiento de la legislación vigente en relación con el documento de voluntades anticipadas y al procedimiento para acceder al registroActitud de respeto a la confidencialidad y el conocimiento de las situaciones legales y éticas en que está permitido no respetarlaActitud proactiva en la evaluación de los costes de las decisiones asistenciales y en la aplicación del principio de distribución equitativa de los recursos1.6. Conocimientos, actitudes y habilidades hacia aspectos administrativos y de gestiónCapacidad de utilización fluida del sistema informático de la institución en sus vertientes médica y administrativaConocimiento y habilidad para utilizar adecuadamente los circuitos administrativos a los que debe tener acceso (admisiones, altas, etc.)Conocimiento del organigrama de la institución y de su organización asistencial, de docencia y de investigaciónConocimiento del modelo sanitario estatal y autonómicoConocimiento de las estructuras de los diferentes niveles asistenciales del modelo sanitario. Tener la actitud y adquirir las habilidades para facilitarlas relaciones fluidas entre éstos, especialmente entre la atención primaria y el hospital, dando preferencia a los intereses del paciente por encimade ningún otroConocimiento y capacidad de utilización de los recursos sanitarios especiales (hospital de día, unidades de diagnóstico rápido, hospital a domicilio,sociosanitario, cuidados paliativos, etc.)2. COMPETENCIAS CLÍNICAS ESPECÍFICASLa siguiente lista de competencias se ha ordenado por materias, aparatos y sistemas para facilitar su confección y revisión. En caso alguno se pretendedefinir las competencias que corresponden de forma exclusiva a cada especialidad2.1. Urgencias: durante este período de formación troncal, el residente deberá hacer, como mínimo, cuatro guardias al mes (o una rotación equivalente)en un servicio de urgencias general, donde deberá adquirir las competencias siguientesCapacidad para priorizar (detectar la necesitad de asistencia sin demora) en caso de demandas de asistencia coincidentesCapacidad de aplicar adecuadamente las técnicas de resucitación cardiorrespiratoria, incluyendo la intubación orotraqueal y la colocación de víascentralesCapacidad para orientar el diagnóstico diferencial, pedir e interpretar las exploraciones complementarias adecuadas y aplicar la primera fase del tratamiento de las situaciones de urgencia más frecuentes: disnea, dolor torácico, abdomen agudo, estados confusionales y agitación, letárgicay coma, crisis comiciales, accidente vascular cerebral, hemorragia digestiva, lipotimia, síncope, shock  , isquemia aguda de extremidades, etc.Habilidad para diagnosticar y tratar las intoxicaciones agudas más frecuentes2.2. Aparato cardiocirculatorioCapacidad para interpretar un electrocardiograma, con reconocimiento de los signos habituales de isquemia/necrosis miocárdica, sobrecarga e hipertrofia de cavidades, y de las arritmias más frecuentes (Continúa en pág. siguiente) 
Related Search
Similar documents
View more
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks