Educación Centrada en el Aprendizaje Estrategia de Proyectos

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 3
 
  Educación Centrada en el Aprendizaje Estrategia de Proyectos Antecedentes A lo largo del siglo XX la Estrategia de Proyectos, ha sido una metodología didáctica que se ha puesto en práctica en diversos
Related documents
Share
Transcript
Educación Centrada en el Aprendizaje Estrategia de Proyectos Antecedentes A lo largo del siglo XX la Estrategia de Proyectos, ha sido una metodología didáctica que se ha puesto en práctica en diversos niveles educativos del país, (Fèvre 2007, Martínez, Rojas y Díaz 2007, Pissinati 2002, Perrenoud, 2000 y Vasconcelos, (2007 y Tojar y Matas, 2002) Existen dos momentos en los cuales se puede identificar una amplia divulgación de la estrategia de proyectos: El primero, en el inicio del siglo XX en Norteamérica, con la adopción del enfoque pragmático de la educación, formulado por John Dewey (1933/1998) y (Stone, 2003: 41). El segundo, puede ubicarse en la década de 1960, momento en el cual ocurrió una revaloración de la Estrategia de Proyectos que favoreció, como afirma Perrenoud (2000) una actualización, recreación y nuevos desarrollos de dicha estrategia. En la actualidad, podría considerarse el inicio de un tercer momento ya que la divulgación masiva de la estrategia de proyectos, vuelve a tomar un auge importante en los planteamientos metodológicos de las reformas constructivas que se están viviendo en los sistemas educativos americanos y europeos. Kilpatrick publica en 1918 The Proyect Method, texto en el cual se formula de manera sistemática dicha estrategia. Sin embargo, veinte años antes, desde 1889 junto a su maestro John Dewey ya operaban las estrategias de proyectos en la Universidad de Chicago, en una escuela experimental, a partir de las siguientes orientaciones:. romper con el intelectualismo que imperaba en la enseñanza se propuso incorporar a la educación la experiencia del alumno, sus intereses personales y los impulsos hacia la acción...concede una gran importancia al trabajo, a la iniciativa individual, al hecho de aprender haciendo y a la formación democrática... (Zabala 2002) William Kilpatrick, definía un proyecto como la actividad previamente determinada y como un acto problemático llevado completamente a su ambiente natural. Frida Díaz Barriga, en su texto Enseñanza Situada (2006), rastrea los orígenes de la estrategia de proyectos y ubica una doble referencia de la génesis de la ésta estrategia. Por una parte, en Knoll (1997) reconstruye el origen o aparición de la metodología de proyectos en el siglo XVI en la Europa central, en los dispositivos de aprendizaje de oficios ligados a la construcción, ello hace suponer que el origen en el uso del término de proyecto está ligado a los saberes de la arquitectura. 1 La segunda versión que ubica Díaz Barriga es la desarrollada por Howell que sitúa su aparición en 1830 en Rusia, en una escuela de oficios. Sin embargo, un reconocimiento compartido en la bibliografía pedagógica, da crédito de que fue William Kilpatrick quien realizó una primera fundamentación y sistematización de la estrategia de proyectos, por ello se le reconoce como autor de la misma. Referentes conceptuales originales y enriquecidos John Dewey en su texto: Cómo pensamos? (1933/1998), reconoce que: La historia de la cultura demuestra que el conocimiento científico y las habilidades técnicas de la humanidad se desarrollan, sobre todo en sus etapas iniciales, a partir de los problemas fundamentales de la vida La anatomía y la fisiología nacieron de las necesidades de mantenerse saludables y activos Estos hechos están llenos de significados pedagógicos..para presentar problemas típicos que se deben resolver mediante la reflexión y la experimentación personal y mediante la adquisición de cuerpos definidos de conocimientos que más adelante conduzcan al conocimiento científico más especializado (Dewey,1998: 183) Con la anterior afirmación, Dewey propone revalorar la curiosidad y los intereses de los niños, para que los educandos puedan experimentar una aproximación a la construcción de conocimientos respecto de los principales tópicos de la vida; este planteamiento en distintas épocas y contextos culturales se aproxima a la construcción de conocimiento a partir de interrogarse, ensayar, experimentar y deducir. Por ejemplo, a partir de preguntarse: Cómo funciona el cuerpo humano? Por qué ciertos alimentos provocan enfermedades? Cómo se puede medir el tiempo? Cómo hacer más eficiente nuestra transportación y de los productos que necesitamos para vivir? Cómo sembrar más y mejores alimentos en el lugar donde vivimos? Estos cuestionamientos se pueden identificar como esenciales para el desarrollo de una estrategia de proyectos, ya que al organizar el aprendizaje a partir de preguntas interesantes para los educandos, es más factible captar su atención y ocuparlos en construir diversos caminos que posibiliten emitir las respuestas a sus interrogantes y con ello aproximarse a todo tipo de contenidos escolares, ampliando, incluso, sus intereses y campos de conocimiento. Dicho proceso de construcción y respuesta de las interrogantes apuesta por una mayor significación de la actividad escolar, ya que en general ésta aparece desgastada, carente de significado y desvinculada de la vida e intereses de los educandos. Cien años después de iniciada la experimentación de la estrategia de proyectos, por parte de Dewey y Kilpatrick, ésta se retoma y redefine en un contexto en el que la escuela del siglo XXI, parece no sólo haber perdido el interés, sino la relevancia para la vida de los jóvenes, los cuales se encuentran ante los retos que exige la llamada sociedad de la información y el conocimiento, y en la que ser prepondera la idea de aprender en todo tipo de espacios sociales, siendo la escuela uno de los menos propicios (Tedesco, 2000). 2 Desplegar la estrategia de proyectos tiene otra posibilidad formativa, ya que al reconstruir los conocimientos en un escenario o ambiente de aprendizaje simulado, se facilita la apropiación de conocimiento de manera intensiva, acumulada y abreviada. Ello es posible ya que, a diferencia de las situaciones primarias, donde se gestó un conocimiento que implicó la acumulación de conocimientos y saberes por varias generaciones o incluso síntesis de diversas culturas, (por ejemplo la generación de la medicina con los griegos o la producción de papel en China) la situación simulada hace uso de los recursos informativos y cognitivos que facilita la acumulación y concentración de la información y del conocimiento, permitiendo abreviar significativamente los procesos de reconstrucción de las respuestas por parte de los educandos, lo cual posibilita generar situaciones de aprendizaje significativo. Si esto ya era una realidad en la posguerra, (para las sociedades norteamericana y europea), la invención del Internet y su uso social dentro de contextos escolares, hace posible pensar que en un aula que cuente con una computadora conectada a la red, tendrá, al interior de su propio escenario, la facilidad de acceder de primera mano a una cantidad infinita de información y conocimiento que la humanidad está generando, y por tanto posibilite las herramientas necesarias para dinamizar una estrategia basada en proyectos. Por ello, en la actualidad se pone de manifiesto que en la estrategia de proyectos la clave es: saber preguntar, construir interrogantes y saber generar de manera conjunta con los estudiantes las acciones y/o mecanismos que permitirán producir respuestas o más preguntas a los cuestionamientos iniciales. De aquí que sea fundamental para el docente saber orientar el proceso de construcción cognitiva de los educandos, esto es, no responder por ellos o agobiarlos imponiendo preguntas, ya que una función formativa de la escuela, es aprender a plantearse problemas, resolverlos y/o replantearlos. Enfoque que se revalora en el Marco Común Curricular (Sep.: 2008). La estrategia de proyectos Un problema fundamental para realizar una estrategia de proyectos es cómo generar una interacción flexible y dinámica al interior del aula que permita la generación y construcción de información y conocimiento para cada uno de los estudiantes?. Afrontar esta problemática requiere de una redefinición en el quehacer docente, ya que éste deberá diseñar escenarios en donde sea posible: saber cómo preguntar, de qué preguntarse, cómo articular las preguntas, qué estrategias sugerir para producir respuestas y/o más preguntas fundamentadas y argumentadas, que aporten conocimiento e información a quien las responde, por ello continua siendo un gran reto para la estrategia de proyectos, el rol del docente y su capacidad de conducir, en su contexto y de acuerdo a las posibilidades de sus educandos, la construcción de respuestas y/o preguntas que propicien aprendizajes de tipo informativo, procedimental y actitudinal en el desarrollo de la estrategia de proyectos (Zabala, 2002: 37) 3 Por ello, Dewey propone cuatro condicionantes para considerar que es un proyecto: 1) la primera condición es la del interés... a menos que una actividad se haga cargo de las emociones y los deseos, a menos de que ofrezcan una descarga de energía que tengan algún significado para el individuo, éste se volverá mentalmente contra ellas, aunque exteriormente continúen practicándolas. Pero con el interés no basta. Una vez obtenido el interés es que clase de objeto y de acción contiene (Dewey, 1933/1998: 184) Quizás este es uno de los mayores retos metodológicos para operar la estrategia de proyectos, mismo que nos anticipaba Dewey hace más de 70 años, el hecho de que no basta con tomar en cuenta el interés de los educandos como pretexto organizador del aprendizaje. Es necesario articular, ampliar, enfocar dichos intereses de los educandos, para convertirlos en un pretexto que organice los aprendizajes en torno a objetos y actividades. Lo propuesto por Dewey es un gran reto, ya que ello implica, entre otras cosas, realizar una acción mediadora de parte del educador; no basta con conocer los intereses y objetos de aprendizaje, hay que construir una mediación (por parte del educador) que permita la construcción de rutas de aprendizaje a cada uno de los estudiantes, sin embargo, se debe tener cuidado ya que iniciar un proyecto retomando los intereses de manera aislada puede: a) dispersar la actividad y no permitir la construcción de objetos de aprendizaje, b) retomar intereses muy inmediatos pero que no favorezcan la construcción de aprendizajes o c) suplir los objetivos formativos por información aislada y sin sentido. 2) que las actividades tengan un valor intrínseco deben de excluirse actividades meramente triviales, las que no tienen otra consecuencia que el placer inmediato que produce su ejecución (Dewey, 1933/1998: 184) La segunda consideración de Dewey, nos anticipa una de las mayores críticas a la estrategia de proyectos, un activismo poco productivo para la construcción de aprendizaje, es decir, realizar actividades divertidas, entretenidas, dinámicas, pero sin que éstas cubran un sentido en la generación y producción de aprendizaje. De aquí la relevancia del papel del docente como un guía y creador de acciones y estrategias que permitan, al interior de los proyectos, la construcción efectiva del aprendizaje. 3) Que en el curso de su desarrollo el proyecto presente problemas que despierten nuevas curiosidades y creen una demanda de información (Dewey, 1933/1998, 184) Esta característica es quizá la que cuestiona más el sentido de la escuela actualmente, pues en un mundo caracterizado por grandes, variados y veloces flujos de información que circulan a través de los medios de comunicación y de la propia red Internet, es un reto para la escuela y los docentes aportar a los alumnos desde la experiencia escolar la posibilidad de ampliar sus propios intereses en conocer el mundo y contestar sus interrogantes. 4 La intención es lograr articular proyectos que sean punto de partida para asir nuevos conocimientos y saber aprovechar la vasta información que se presenta en contextos cotidianos fuera del aula. 4) Considerar con un considerable margen de tiempo (Dewey, 1933/1998: 185) Esta característica que propone Dewey, es uno de los principales cuestionamientos para la operación didáctica de la metodología de proyectos, dado todos los años de herencia en la planificación educativa, a partir de criterios tecnocráticos desde los años de la década de 1970, en los cuales se pretendió que cada día o incluso cada actividad se planificara desde un conjunto de objetivos generales y particulares, materiales y recursos, sin que esto culminara en la construcción de aprendizajes. Dar un margen importante de tiempo a cada proyecto, requiere repensar los dispositivos de enseñanza y aprendizaje en el aula, las estrategias de planeación y las herramientas e instrumentos de evaluación de los aprendizajes. Este giro no sólo impacta la organización del aula, sino la mayoría de dispositivos de gestión, seguimiento y evaluación de la actividad educativa en una escuela. Ahora bien, aunque los planteamientos de Dewey siguen teniendo vigencia, es en el año 2000 que el pedagogo franco-suizo Philippe Perrenoud, propone una actualización de la definición de la estrategia de proyectos, a partir de la siguiente caracterización: Es una empresa colectiva dirigida por el grupo (el profesor o profesora anima, pero no decide). Se orienta a una producción concreta (en el sentido amplio: texto, periódico, espectáculo, exposición, maqueta, mapa, experiencia científica, baile, canción, producción manual, creación artística o artesanal, fiesta, encuesta, salida, manifestación deportiva, rallye, concurso, juego, etc.); Induce un conjunto de tareas en las que todos los alumnos pueden implicarse y jugar un rol activo, que puede variar en función de sus medios o intereses. Suscita el aprendizaje de saberes y de procedimientos de gestión de proyecto (decidir, planificar, coordinar, etc.); Favorece, al mismo tiempo, aprendizajes identificables (al menos inmediatamente después) que figuran en el programa de una o más disciplinas (francés, música, educación física, geografía, etc.). (Perrenoud: 2000) Ello lleva afirmar a Perrenoud que la metodología de proyectos en el actual contexto, puede contribuir a: 1. Lograr la movilización de saberes o procedimientos, construir competencias. 2. Dejar ver prácticas sociales que incrementan el sentido de los saberes y de los aprendizajes escolares. 5 3. Descubrir nuevos saberes, nuevos mundos, en una perspectiva de sensibilización o de motivación . 4. Plantear obstáculos que no pueden ser salvados sino a partir de nuevos aprendizajes, que deben alcanzarse fuera del proyecto. 5. Provocar nuevos aprendizajes en el marco mismo del proyecto. 6. Permitir identificar logros y carencias en una perspectiva de autoevaluación y de evaluación final. 7. Desarrollar la cooperación y la inteligencia colectiva. 8. Ayudar a cada alumno a tomar confianza en sí mismo, a reforzar la identidad personal y colectiva a través de una forma de empowerment, de toma de un poder de actor. 9. Desarrollar la autonomía y la capacidad de hacer elecciones y negociarlas. 10. Formar para la concepción y la conducción de proyectos (Perrenoud: 2000) Compartiendo las afirmaciones anteriores sobre las posibilidades actuales de la estrategia de proyectos en el aula y escuela, es crucial identificar los pasos para organizar el aprendizaje en el aula a partir de la metodología de proyectos. Cómo organizar el aprendizaje a través de la estrategia de proyectos. Kilpatrick proponía cuatro grandes fases para estructurar secuencias didácticas organizadas como proyectos: Intención. En esta primera fase, los chicos y chicas coordinados o dirigidos por un maestro, debaten sobre los diferentes proyectos propuestos, seleccionan el objeto o montaje que quieren realizar así como los objetivos que pretenden realizar Preparación: la segunda fase consiste en diseñar el objeto o montaje. Es el momento de definir con la máxima precisión el proyecto que se requiere realizar. Para completar esta fase se requiere de la planeación y programación Ejecución: una vez diseñado el proyecto, los medios y proceso a seguir, se inicia el trabajo de acuerdo al plan establecido Evaluación: una vez acabado el objeto o montaje, será el momento de comprobar la eficacia o validez del producto realizado. Al mismo tiempo se analizará el proceso seguido y la participación de los chicos y chicas (Zabala, 2002: ) 6 La anterior esquematización de la estrategia de proyectos de Kilpatrick sintetizada por Antoni Zabala, parece sumamente sencilla al dividir la ejecución de un proyecto sólo en cuatro fases. Sin embargo, vale la pena advertir que de acuerdo a cada contexto educativo, y a cada una de estas fases, puede derivar en procedimientos más o menos complejos (en cada fase) dependiendo del tipo de finalidades educativas, contenidos y poblaciones con las cuales se propongan desarrollar la estrategia de proyectos. Las variantes en la realización de las cuatro fases propuestas por Kilpatrick, se hace evidente cuando se recupera la clasificación que el mismo autor hace de los tipos de proyectos, éste los caracteriza como: 1. Las experiencias en que el propósito dominante es hacer o efectuar algo, dar cuerpo a una idea o aspiración (p.ej., un discurso, poema, una sinfonía, una escultura, etcétera) El proyecto consiste en una apropiación positiva o placentera de una experiencia (por ejemplo ver y disfrutar una obra de Shakespeare) 3. El propósito predominante en la experiencia es resolver un problema, desentrañar un acertijo o una dificultad intelectual 4. Experiencias muy variadas en el que el propósito es adquirir un grado de conocimientos o habilidad... (Díaz Barriga, 2006: 34) La anterior clasificación nos plantea que existen variantes en la manera de proceder de acuerdo a las finalidades educativas del proyecto, al tipo de producción del mismo, y a los contenidos sobre los cuales se propone la experiencia de aprendizaje. Por la anterior diversidad de tipos de proyectos, valdría la pena detenernos en procedimientos más específicos de realización de la metodología de acuerdo a sus finalidades, productos y contenidos. A continuación ejemplificaremos algunas metodologías específicas de estrategias de proyectos. Existen varias redes de experiencias educativas canadienses para la enseñanza de las ciencias, a partir del despliegue de la estrategia de proyectos que comparten la siguiente organización: Observación y documentación (libros, revistas, Internet, personas, organizaciones) de un asunto o tópico de interés. Definición de una pregunta que lleve a una situación problema que genere más preguntas, y la cual pueda ser abordada desde distintos enfoques y disciplinas. Planteamiento de una hipótesis o conjetura susceptible de ponerse a prueba. Delimitación de un método de experimentación conciso y pertinente a las preguntas. 7 Obtención y análisis de observaciones. Redacción de conclusiones. Elaboración de reporte y/o productos. Presentación y socialización del proyecto. (Díaz Barriga, 2006: 42) Como vemos, la estrategia de proyectos, en este caso, está organizada prácticamente con base en los principios del aprendizaje a partir de una experiencia particular como es la experimentación. Está ubicada específicamente en el campo de las ciencias naturales, y pensada en una práctica de aproximación científica experimental como son las referidas al campo de la física, química, biología, y ecología. Otra opción de metodología específica de proyectos, cuyo objeto es más bien referido a las áreas de ciencias sociales y/o a partir de contenidos culturales los resume, en diez pasos, Díaz Barriga con base en la propuesta de Ander Egg y Aguilar (1998): Preguntas Elementos del proyecto 1. QUÉ se quiere hacer? Naturaleza del proyecto 2. POR QUÉ se quiere hacer? Origen y fundamentación 3. PARA QUÉ se quiere hacer? Objetivos, propósitos 4. CUÁNTO se quiere hacer? Metas 5. DÓNDE se quiere hacer? Ubicación en el espacio 6. CÓMO se va a hacer? Procedimiento 7. CUÁNDO se va a hacer? Ubicación en el tiempo 8. A QUIÉNES va dirigido? Destinatarios, beneficiarios 9. QUIÉNES lo van a hacer? Recursos humanos 10. CON QUÉ se va a hacer/costear? Recursos mater
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks