Dormía y soñaba que la vida no era más que alegría. Me desperté y vi que la vida no era más que servir... y el servir era alegría. Rabindranath Tagore

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 3
 
  Sor Susana 68 años de servicio en la Residencia Calzada de Gernika. Después de haber vivido en profundidad los Valores Vicencianos, subió al cielo el día Lo había entregado todo a los más
Related documents
Share
Transcript
Sor Susana 68 años de servicio en la Residencia Calzada de Gernika. Después de haber vivido en profundidad los Valores Vicencianos, subió al cielo el día Lo había entregado todo a los más desfavorecidos. Poco a poco se iba despidiendo de las personas queridas, ya tenía ganas de descansar y recibir el abrazo del PADRE. Y así lo manifestó mientras vivió entre nosotros su último Adviento desde la debilidad física, sí, pero esperando ilusionada la Navidad. Y esta vez lo iba a celebrar en plenitud y gozo en el Cielo. Dormía y soñaba que la vida no era más que alegría. Me desperté y vi que la vida no era más que servir... y el servir era alegría. Rabindranath Tagore En 68 años Sor Susana había tocado muchos corazones y muchos de ellos nos reunimos en torno a la Eucaristía para despedirle y agradecer a Dios el ejemplo de vida que mostró siempre Sor Susana. La Monición de Entrada, a cargo de Sor Visi, visiblemente emocionada por los años de convivencia que le unía junto a ésta. En la foto podemos ver a una jovencísima Sor Visi, atenta a la tarea que estaba realizando Sor Susana. Comenzó diciendo: Arratzaldeon danori A las puertas de la Navidad nos reunimos en esta Eucaristía, para despedir a nuestra Hermana Sor Susana. A todos los aquí presentes nos une el gran cariño que la teníamos y también la esperanza de que ya está gozando de tu presencia, ternura y misericordia. Qué gozo habrá experimentado cuando con los brazos abiertos, le has dicho: Ven bendita de mi Padre porque tuve hambre y me diste de comer, estuve enfermo y me visitaste, triste y siempre tuviste palabras de ánimo. Tus 68 años como Hija de la Caridad los has vivido en esta Casa, cuidando a los niños, enfermos, mayores, realizando servicios en la cocina y ahora en la última etapa de tu vida, compartiendo con los residentes las limitaciones de la edad y enfermedad. Cuánta vida entregada en silencio, con generosidad y disponibilidad! Cuánta fe vivida y trasmitida a todos los que estábamos a tu alrededor! Has formado parte de esta gran familia y te hemos querido con todo el corazón porque te has dejado querer. Desde ese cariño y desde la fe que nos trasmitiste, queremos vivir esta Eucaristía sabiendo que la muerte no es el final del camino. Podemos ver algunas imágenes de Sor Susana con los Residentes. En la tienda misiones Semana del Residente 2014 después de la Eucaristía fraterna En fiestas de agosto del 2015 EN LA LA ACCIÓN DE GRACIAS UNA RESIDENTE, EN NOMBRE DE TODOS ELLOS DIJO: Señor, los residentes de esta Casa queremos expresarte nuestro agradecimiento por haber conocido a Sor Susana. Gracias, porque estando entre nosotros sentíamos su cercanía y su apoyo, con pequeños gestos que significaron mucho para todos nosotros: dándonos conversación, jugando a cartas, o cuando expresaba el deseo que tenía de volver a Ti. Por todo ello gracias Señor. Sor Susana te echaremos de menos. No fue fácil para el Personal que durante tantos años habíamos compartido muchos momentos con Sor Susana, pero haciendo un esfuerzo una compañera tomó la palabra para dar Gracias a Dios: (Una trabajadora) Señor, el Pilar del Personal Laboral queremos darte gracias por el testimonio de fe que Sor Susana ha sembrado en esta Casa. Trasmitía una fe viva Muchas veces le escuchamos decir, lo mucho que deseo formar parte de la Comunidad de las Hijas de la Caridad y ponerse al servicio de los más necesitados, desde siempre!!! Decía. Nos comentaba que había tenido alguna dificultad, para ingresar como novicia por motivo de la salud, pero una vez resuelta la dificultad se sintió plena y Te daba por ello las gracias, todos los días de su vida. Quienes la conocíamos desde hace años veíamos en ella un apostolado servicial: discreta y humilde. Nunca se le ha visto con ánimo de lucirse, siempre estaba a la sombra, aportando a la casa NORMALIDAD, sin sobresaltos y dando lo mejor de ella misma. Por todo ello, por lo que ha significado para nosotras, gracias Señor. A ti Sor Susana, ahora que estas cerca de quien siempre por encima de todo serviste, te pedimos que intercedas y sigas cuidando de nosotros. El Voluntariado también presento su acción de gracias: Una bonita imagen, Sor Susana con él bebe de una trabajadora en brazos y la voluntaria que contempla a la pequeña con una admiración sin igual. (Una voluntaria) Señor, los voluntarios de esta casa, queremos presentarte esta pequeña acción de gracias por la vida de Sor Susana. Sentimos su partida, pero lo hacemos con la alegría de saber que su vida estuvo llena y que vivió con una confianza plena en Ti. Señor, gracias porque durante muchos años hemos contado con unas manos tan serviciales como las de Sor Susana y En tiempos tan difíciles! Su entrega y gratuidad nos sirve de ejemplo a todos los voluntarios que queremos dar algo de nosotros a los demás. Siempre la conocimos sirviendo, haciendo tanto bien a los más desfavorecidos. Siguiendo así las enseñanzas de Tu Amado Hijo cuando decía: Os aseguro que todo lo que hicisteis por uno de estos hermanos míos más humildes, por mí mismo lo hicisteis Por ello Señor sabemos que hoy Sor Susana está disfrutando de todas las promesas de la resurrección y de vida eterna ESKERRIKASKO Sor Susana. Cuantos años han convivido las Hijas de la Caridad con Sor Susana! Cuánto han compartido con ellas! Saben de todos los desvelos, renuncias y sacrificios que Sor Susana tuvo que hacer en pos de los más necesitados a lo largo de su vida. Vemos en esta imagen a una Sor Susana muy joven Comunidad más recientes que, ya algunas de las Hermanas conocimos. Encarnación de septiembre 2014 (san Vicente Paul) Sor Susana, ya en sus últimos días, recibiendo los cuidados de todos los de su alrededor La Hermana Sirviente en nombre de la Comunidad ofreció la siguiente acción de gracias: (Una Hija de la Caridad) Para ser grande primero tienes que aprender a ser pequeño la humildad es la base de toda verdadera grandeza Y así es como has vivido S. Susana, haciendo de la humildad tu evangelio. Siempre al servicio de los más Pobres en Gernika durante 68 años. Gracias Señor por haber elegido a sor Susana para ser Hija de la Caridad. Gracias sor Susana por haber respondido cada día desde la entrega, fidelidad y generosidad. Con tu vida cuántas lecciones nos has dado de amor a la vocación, a la Compañía de las Hijas de la Caridad, a los Pobres, a las Hermanas. Gracias Señor por haber puesto en nuestra comunidad a Sor Susana. En todo momento sabíamos que nos sustentaba con la oración y el cariño. Siempre dispuesta a valorarnos y disculparnos Gracias Sor Susana por lo mucho bueno que nos has dado. Ahora descansa ya junto a quien amaste y por quien elegiste vivir, Dios tu Señor. Gero arte S. Susana! Hasta pronto! Un miembro de la Junta en el ambor con voz emocionada se dirigió a la asamblea para pronunciar unas palabras de sor Susana. Y presentó su acción de gracias. (Un miembro de la Junta) En este momento de la Eucaristía, la Junta de Patronato, como parte de los Cuatro Pilares, queremos hacer una reflexión sobre Sor Susana, que la convertimos en Acción de Gracias: Hablar de Sor Susana, es hablar de una mujer, Hija de la Caridad, en toda la extensión de ambos conceptos. Que sirvió a los más necesitados y que entregó su vida en ayuda de los demás. Realmente fue una mujer de Dios y una mujer para los demás en la sencillez y humildad de su existencia que a todos los que la conocimos nos sobrecogió y maravilló y que nos transportaba al mundo de Dios. 68 años como Hija de la Caridad en Gernika da para mucho. El relatar aquí y ahora sus hechos nos llevarían mucho tiempo y no es el caso. Solamente daremos unas pinceladas de su forma de ser y de hacer. Su expresión reflejada en su rostro, particularmente en sus ojos, era como una amalgama de sus dotes de: pureza, alegría, bondad, servicio, serenidad y entrega sin reservas. Inspirando paz y serenidad a quien acudía a ella de forma que te hacía sentirte muy a gusto a su lado. Cuántos milagros realizó en la posguerra! A cuantos hambrientos sació con sus pucheros mágicos tanto a niños huérfanos como desvalidos, y a personas mayores abandonadas y si importante era saciar el hambre no lo era menos la bondad que irradiaba, quien se acercaba a ella salía reconfortado, transmitía una paz que en las circunstancias más adversas te la contagiaba. Sor Susana vivió con gozo y alegría su amor y pertenencia a la Comunidad religiosa de las Hijas de la Caridad que le tocó vivir, para ella el trabajar y hacer cuanto podía por sus prójimos era hacer la voluntad de nuestro Señor Jesucristo. Era ese tipo de persona con la cual te gusta encontrarte en todo momento y lugar, el encuentro con ella te llenaba de algo especial que hacía que te sintieras bien. Es por tanto de justicia primero dar gracias a Dios por haber propiciado que para el bien del pueblo de Gernika, Sor Susana haya estado entre nosotros 68 años. Y no menos justo el agradecerle a ella toda una vida dándonos serenidad, tranquilidad, paz, trabajo constante con alegría, y siempre sin olvidar su espiritualidad. Cuántas veces la hemos visto muy recogida ella sola en la capilla rezando, como si nos dijera ahora que soy muy mayor y ya no puedo trabajar, si puedo rezar por vosotros. Sor Susana gracias por todo seguro que tendrás un merecido descanso en la Paz del Señor sigue intercediendo por nosotros Agur eta gero arte. El Pueblo de Gernika tiene una antiquísima tradición: en estas fechas previas a la Navidad y durante nueve días, de madrugada, un grupo de personas recorren las calles del pueblo, anunciando con sus cantos, que Jesús va a nacer. Hoy, en este momento de despedida de Sor Susana este grupo de Marijeses cantará unas estrofas como homenaje a la que tanto bien ha hecho al pueblo. Rodeando el féretro de Sor Susana cantando los Marijeses Este pequeño homenaje que los Marijeses dedicaron a Sor Susana, con un increíble respeto ante el féretro, tocó el alma de todos los allí presentes, afloraron las lágrimas y la emoción nos embargó. Esto hizo que uniéndonos más si cabe, no en el dolor, que sin duda siempre hay cuando decimos adiós a un ser querido, sino desde la certeza de que nuestra querida Sor Susana, ya merecidamente había descansado en los abrazo del PADRE. Y la ESPERANZA se hizo más presente en este Adviento. Queremos terminar recordando lo que nos dice Jesús en el Evangelio: El que quiera servirme, que me siga; y donde esté yo, allí estará también mi servidor; a quien me sirva, el Padre lo premiará. Hasta cuando Dios quiera, Sor Susana!!!! Cuatro Pilares de la Fundación Residencia Calzada: Junta de Patronato Comunidad Hijas de la Caridad Personal Laboral Voluntariado
Related Search
Similar documents
View more
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks