CUATRO NOTAS PARA UNA HISTORIA

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 2
 
  CUATRO NOTAS PARA UNA HISTORIA Alecia Castillo Henríquez Docente e Investigadora libre adscrita al Instituto de Derecho Comparado de la Facultad de Derecho de la Universidad de Carabobo RESUMEN Como aporte
Related documents
Share
Transcript
CUATRO NOTAS PARA UNA HISTORIA Alecia Castillo Henríquez Docente e Investigadora libre adscrita al Instituto de Derecho Comparado de la Facultad de Derecho de la Universidad de Carabobo RESUMEN Como aporte al estudio de la historia de la Facultad de Derecho, ofrecemos estas notas producto del estudio que venimos realizando durante los últimos años, con el propósito de iniciar formalmente el trabajo de investigación con la búsqueda de antecedentes. La Primera Nota es la reproducción del artículo La Justicia en Valencia y Juristas Notables , escrito por el académico Rafael Saturno Guerra, primer Cronista de la ciudad de Valencia, y publicado en La Segunda, la constituye una biografía sobre el epónimo de la Escuela de Derecho Miguel José Sanz, escrita por Enrique Grooscors, en su obra Pasión y Acontecer de la Instrucción en Carabobo. Le sigue un capítulo del libro Universidad y Proceso Histórico del profesor Iván Hurtado León, titulado La Larga Noche del Cierre ( ) . Para completar, ofrecemos un resumen de la historia de la Escuela de Derecho Miguel José Sanz, con cita de los documentos legales que la constituyeron desde su creación en 1915 hasta su incorporación a la Universidad de Carabobo en Esperamos que otras personas se incorporen a esta tarea de investigación, especialmente profesores y alumnos de la Facultad de Derecho que son en sí, fuentes primarias de información. Palabras Claves: Historia - Facultad de Derecho - Universidad de Carabobo. ABSTRACT As a contribution to the study of the history of the Faculty of Law, we offer these notes as a product of the study we have been undertaking during the last years, with the purpose of formally commencing the research work in pursuit of the background. The First Note: is the reproduction of the article Justcce in Valencia and Notable Jurists written by the academic Rafael Saturno Guerra, first Chronicler of the city of Valencia, and published in The Second: constituted by a biography on the eponym of the School of Law Miguel Jose Sanz, written by Enrique Grooscors, in his work Passion and Happening of Court Proccedings in Carabobo. Followed by a chapter of the book University and Historic Process of profesor Ivan Hurtado Leon, tided The Long Night of the Closing ( ). To finish, we offera summary of the history of the School of Law Miguel Jose Sanz, with quotes of the legal documents constituted by it since its creation in 1915 to its incorporation to the University of Carabobo in We hope others join in this work of research, specially professors and students of the Faculty of Law that are as such, primary sources of information. Key words: History - Faculty of Law - University of Carabobo LA JUSTICIA EN VALENCIA Y JURISTAS NOTABLES Por Rafael Saturno Guerra Cronista de la Ciudad de Valencia y Miembro de la Academia de la Historia El Ayuntamiento se componía de dos Alcaldes Ordinarios de primera y segunda elección, y de otros seis regidores más, que lo eran: el Sargento Mayor, que portaba el guión del Cabildo con el Escudo de la ciudad en todas las funciones públicas; el Fiel Ejecutor, encargado de los abastos y fijar precios a los bastimentos; el Procurador General, que obraba en nombre del pueblo; dos Alcaldes de la Santa Hermandad y el Regidor Llano. Los Alcaldes conocían de los juicios civiles y penales en primera instancia, lo mismo que el Justicia Mayor, Teniente nombrado por el Gobernador. Las sentencias de estos funcionarios eran apelables para ante la Audiencia. En los otros pueblos que hoy constituyen el Estado Carabobo, habían Corregidores. El Comandante Militar de la Plaza de Puerto ejercía funciones de Teniente de Justicia Mayor, y el de Valencia también, por ausencia de los Alcaldes. El Escribano Público era Secretario del Cabildo y daba fe de los actos realizados por el Comandante Militar cuando éste desempeñaba funciones judiciales. En 1771 se organiza en esta ciudad un cuerpo de milicias de blancos y otro de pardos. El primero constaba de 810 hombres y el de pardos de 720, en total: El Cuartel de milicianos blancos estaba en el sitio que ocupa hoy el mercado principal. El de los pardos era en el viejo edificio del cuartel Anzoategui, recientemente demolido, y el de la artillería en la esquina de la joyería Moser. Había un tribunal militar. En el orden eclesiástico, el Vicario del Partido, ejercía funciones de juez y rector de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Anunciación. El Congreso Constituyente de 1830 reunido en Valencia dividió el territorio de la República en tres Circuitos Judiciales: Oriente, Centro y Occidente, con tres Cortes Superiores con asiento en Cumaná, Valencia y Maracaibo, respectivamente. De la Corte Superior del Centro fueron Presidentes, en sucesivos períodos, los doctores Francisco Javier Yanes, José Gil, José Vicente Mercader, José Manuel de los Ríos, Pedro J. Estoquera y Pedro Bermúdez Coussin. Hubo de Primera Instancia, cantonales y de parroquia o jueces de Paz. La Diputación Provincial a petición del Gobernador, creó el destino de Defensor de Presos en 1834, como el medio más eficaz para abreviar las causas y que no se consuman las rentas municipales, en su manutención más del tiempo necesario, a la vez que las rentas necesitan un defensor que promueva sus cobros judiciales. Se le asignó un sueldo anual de 800 pesos y estaba obligado a defender a todos los presos en las causas criminales y acelerar el pronto despacho de los juicios, tanto civiles como penales, y promover ante los Tribunales los cobros de las cantidades que por cualquier respecto debieran a las rentas municipales las personas morosas. El doctor Francisco González Guinand, Presidente provisional del Estado Carabobo, por Decreto de fecha 22 de octubre de 1869 estableció en esta ciudad un Fiscal Público, que además de las atribuciones que le señalaba el Código de Procedimiento Criminal, tenía las siguientes: 1 Promover la averiguación de todo delito que merezca pena y cuya consumación llegue a su noticia; 2 Activar en todos los tribunales la marcha de las causas criminales; 3 Atender a los juicios desde sus primeras actuaciones para ayudar con sus luces a los jueces. Estaban también bajo la jurisdicción del Ministerio Fiscal las causas que vinieran en apelación o consulta a la Capital del Estado. Sueldo fijado al Fiscal Público Bs. 400 mensuales. El primero que desempeño tal destino fue el Coronel Ramón Rodríguez, hijo. Juristas notables de Valencia: El Licenciado Miguel José Sanz, tutor y primer maestro del Libertador, amigo íntimo y consejero enérgico del Generalísimo Miranda en los instantes en que la primera República perecía entre sus manos; redactor de El Patriota , órgano de la Sociedad Patriótica, de la Gaceta de Caracas, de El Semanario y otros periódicos, Jurisconsulto, pedagogo, filólogo, tribuno, poeta, dio generosamente a sus conciudadanos los luces de su sapiencia y de su privilegiado intelecto y prestó a su país señalados servicios: fue uno de los organizadores y Secretario del Colegio de Abogados, profesor de Derecho Público en la Universidad de Caracas, redactor de las Ordenanzas Municipales de Caracas, Ministro de Estado en la naciente República de Venezuela, y muere espada en mano como los guerreros antiguos después de servir a la Patria en el foro, en la cátedra y en la tribuna, en la batalla de Urica, el tremendo año 14. Miguel Peña, prócer también de la Independencia Nacional, eminente orador, político apasionado y amante fervoroso de su tierra nativa. Ejerció su profesión en Valencia, donde se destacó por su talento y conocimientos en la ciencia jurídica: defendió en 1812 al pardo Cornelio Mota ante la Audiencia en esta ciudad de la acusación de infidencia y de la pena de seis años de presidio en Puerto Rico que se le impuso. El doctor Miguel Peña -dice el Regente Heredia en sus memorias-, abogado defensor de Mota, trató de debilitar en el discurso elocuentísimo que pronunció en el acto de la vista el mérito de la declaración de Oyarzábal, de lo cual ofendido éste lo hizo incluir en la lista de sospechosos que se formó después, y tuvo la satisfacción de conducirlo él mismo a la prisión del Hospital. De allí salió irritado a ser uno de los más acalorados ejecutores de las órdenes de Bolívar en Valencia y los Valles de Aragua, de cuyas resultas anda fugitivo, y hemos perdido a este joven apreciable, que con el tiempo hubiera sido émulo de Cicerón o de Demóstenes . El mismo Regente le nombró Relator de la Real Audiencia y ésta lo recomendó al Gobierno británico para que actuase como asesor en la formación de los códigos que habían de regir en la Isla de Trinidad, después que pasó a poder de los ingleses. Obtuvo el grado de Doctor en Jurisprudencia en la Universidad de Caracas el 6 de enero de 1806, y en el siguiente se incorporó al Colegio de Abogados. Orador fogoso en la Sociedad Patriótica y en la sesión del Congreso del día 4 de julio de 1811; Seamos independientes -así concluye su memorable oración-, publiquémoslo en el día al mundo entero: elevemos la Patria al alto rango que ella exige; y si es preciso para sostenerla, muramos todos; y Venezuela, la cual otro Sagunto, dará a las generaciones futuras un sublime ejemplo de constancia, de virtud y de heroísmo . Estuvo con Urdaneta y Escalona en los dos sitios de su ciudad natal en cuando Bolívar triunfa el año 13, desempeña varios destinos importantes ente ellos el de Comandante General de los Valles de Aragua. Hace la guerra desde Valencia hasta el Orinoco, donde se reúne con Zaraza y luego con Monagas hasta la célebre asamblea de San Diego de Cabrutica, en la que, por su elocuencia, persuade a estos jefes se reconozca a Bolívar como jefe supremo y sale en su busca para la isla de Margarita, pero llegando a Guiria, cae en cama enfermo de gravedad, cuando ya el Libertador ha emprendido la expedición hacia Ocumare. Enfermo y sin recursos monetarios arriba a Trinidad, enviado en misión especial por el General Mariño. Allá convalece y se dedica a ejercer su profesión de Abogado hasta Ocupa luego su puesto en el Congreso de Cúcuta y es de los firmantes de la Constitución de la República de Colombia. Vienen después el juicio de Infante y su negativa a firmar la sentencia condenatoria en su carácter de Presidente de la Alta Corte de Justicia, y su defensa en el Senado, el alegato jurídico más elocuente de los anales de Colombia en opinión de Gil Fortoul. Es de los descalificados por la mayoría de Ocaña, adicta a Santander, porque según se alegaba, había pendiente contra él en el Senado colombiano una causa por usurpación de caudales públicos, cargo del cual fue redimido por el propio Libertador en su segunda comunicación a los convencionales de Ocaña cuando asienta que su Decreto de 1 de enero de 1827 había sido una amnistía, aprobada también por el Congreso, a favor de todos los comprometidos en la Revolución de Venezuela, y que se extendía no sólo al efecto, sino a las causas que habían dado origen a aquellos trastornos, y que mayores abusos que el de Peña se habían cometido contra el Tesoro Nacional, y no habían sido acusados. Preside en 1830 el Congreso de Valencia, después de haber sido Secretario del Interior de Justicia del Jefe Civil y Militar de Venezuela, firma la Constitución de la Tercera República y pronuncia en esa oportunidad magníficos discursos plenos de erudición y de vehemencia. Cabeza de estadista y corazón de soldado , le define Baralt. Otro jurista de renombre nacido en Valencia lo es el Dr. Julián Viso, graduado en Caracas el 7 de agosto de 1851, fue redactor del proyecto del Código de Comercio en 1862, junto con el doctor Elías Acosta, lo mismo que el Código Penal. Es autor del Código Civil de 1862, calcado sobre el Código Civil chileno de don Andrés Bello, obra que satisfacía las necesidades del país para su época. El Código de Procedimiento Criminal fue redactado también por él. Es autor, en compañía del Dr. Pedro Pablo del Castillo, de un Código de Procedimiento Ilustrado (1851) y autor él solo del Indice a los seis primeros tomos de la Recopilación de Leyes y Decretos de Venezuela . Sabio y laborioso, este valenciano ilustre ocupó altos cargos en la Diplomacia y fue Ministro del Exterior. Destacóse como pedagogo y desempeño la Rectoría del Colegio Nacional de Carabobo. Fue también historiador y públicó en tres tomos su obra Títulos de Venezuela en su cuestión de límites con Colombia . Exploró los archivos nacionales y los de España, y su colección de documentos históricos, mapas y planos era riquísima. Figura entre los miembros fundadores de la Academia Nacional de la Historia. Fundó hogar Valencia, y tuvo actividades agrícolas en su hacienda Isabelica . Presidió la Legislatura Regional y fue Gobernador de la Provincia, lo mismo que los licenciados Rafael Arvelo y Lisandro Ruedas. Bermúdez Coussin y Guillermo Tell Villegas. Lisandro Ruedas, licenciado en Derecho, orador, pedagogo, dramaturgo, periodista y poeta. Fundó y redactó varios periódicos, y dejó escritas algunas obras científicas y literarias. Fue rector del Colegio Nacional, Presidente de la Diputación Provincial y del Estado Carabobo y diputado al Congreso Nacional. Dejó huella perdurable en los anales educativos y literarios de Valencia. Abogado valenciano de combate, institutor y político lo es el Dr. Ramón Montilla Troanes. Publicó varias obras y sostuvo algunos periódicos de los cuales fue redactor. Ejerció la dirección del Colegio Nacional y la Presidencia de Carabobo. Rafael Arvelo obtuvo el título de Licenciado en Derecho el 29 de julio de Hombre público de larga trayectoria, desempeñó la Gobernación de la provincia de Carabobo y las Carteras de Hacienda, Interior y Justicia, Fomento y Relaciones Exteriores. Estuvo encargado del Poder Ejecutivo Nacional el año Ejerció su profesión de abogado en Valencia y fue apoderado de las monjas del Convento y de las Rentas Municipales. Poeta y periodista. Financista y versado en Derecho Internacional. Talento privilegiado, improvisaba versos sarcásticos o humorísticos con asombrosa facilidad. Mil anécdotas corren por allí atribuidas a su numen fecundo, inquieto y mordaz. La Editorial Bethencourt Hermanos, de Curazao, editó un tomo de sus poesías. El Licenciado José Dolores Landaeta, graduado en 1857 de bachiller en jurisprudencia en el Colegio de Carabobo. Abogado después, hacendista y escritor público. Secretario de Estado en el Despacho del Poder Ejecutivo de la Provincia de Carabobo. Fue Ministro de Crédito Público y Ministro de Hacienda, Presidente de la Cámara de Diputados y miembros de la Alta corte de Justicia. Es una destacada figura del Foro y de la Política y ejerció por largos años en esta ciudad. El doctor Francisco González Guinand, desempeñó la Secretaria del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil de Valencia y el cargo de Juez. Fue Concejal, Presidente del Estado, Ministro varias veces, y Secretario General de la Presidencia. Tuvo aquí la imprenta de La Voz Pública y el diario del mismo nombre que circuló entre los años 1875 y escribió muchas obras literarias y de carácter político. Es autor de la Historia Contemporánea de Venezuela , Tradiciones de mi Pueblo y otras más que le colocan entre los grandes historiadores nacionales. Otros abogados, licenciados y doctores en ciencias políticas que actuaron en Valencia, nativos unos y residenciados los otros aquí por razones de orden político, profesionales o simplemente familiares y de simpatía hacia nuestra ciudad, acogedora y culta: Juan Germán Roscio, Cristóbal Mendoza, Francisco Espejo, Felipe Fermín Paúl, Francisco Javier Yanes, Diego B. Urbaneja, José Rafael Revenga, Pedro Gual, Andrés Narvarte, Pedro Pablo Castillo, Santos Michelena, José Manuel de los Rios, José Vicente Mercader, Angel Quintero, Francisco de P. Quintero, Rafael Domínguez, Jesús María Cistiaga, José Gil, Ricardo Labastida, Pedro José Estoquera, Fermín Toro, Valentín Espinal, Ambal Dominici, Felipe Sojo, Lucio Siso, Carlos Tirado, Enrique Pérez de Velazco, Rufmo González, Nicolás García, Canuto García Daniel Mendoza, Mauricio Berrizbeitia, Ramón Y Montes, Juan José Herrera, Alejo Fortique, Hilarión Antich, José Tomás González, Manuel Acosta, Elías Acosta, J. M. Morales Marcano, Luis Sanojo, W Urrutia, José Francisco Unda, Agustín Chipia, Francisco de P Herrera, Ignacio Páez Pumar, Paulo Emilio Morales, Foción Febres Cordero, Miguel Ramón García, Esteban Tellería, José Antonio Montiel, José Emigdio González, Pedro Monsalve, Miguel Nicandro Guerrero, Eloy Paredes, Ezequiel Garmendia, Juan de Dios Ponte, Rudesindo Freytes, Jonás Álvarez, Ezequiel Contreras, Diego Luis Troconis, Manuel Antonio Páez, Ricardo Ovidio Limardo, Félix Lander, Manuel Montenegro, Felipe Larrazabal, Juan B. Meza, Antonio Guzmán Blanco, Juan Pablo Rojas Paúl, Rafael González Delgado, Ignacio Muñoz, José Manuel Juliac, Carlos Pérez Calvo, Pedro Julián Tortolero, Benjamín Qüenza, Víctor A. Zerpa, Pablo José Arocha, Miguel Salazar, Pedro Castillo, Gregorio Paz Sandoval, Miguel Jerónimo Maya, Julián Mendoza, E. Enrique Tejera, Miguel Sagarzazu, Arminio Borjas, Francisco Borjas, Gonzalo Cárdenas, Dámaso Fajardo, Francisco E. Caballero, Silvestre Izaguirre, Leopoldo Araujo, Víctor Alvarado, Víctor Alvarado E., Alejo Machado, Rafael Cisneros Ochoa, Marco A. Freytes, Guillermo A. Freytes, Miguel Jerónimo Osío Sandoval, Aureliano Villalobos, J. de J. Arocha, F. de Paula Reyes, Miguel G. Herrera C., Luis F. García, José Berrizbeitía, Rafael Medina Torres, José Luis Arcay, Ricardo y Alejo Zuloaga, Ángel M. Corao (hijo), Rafael González Plaza, J. A. Yanes, Luis Felipe López, Manuel Napoleón Barrios, Andrés Octavio Jiménez, Miguel Bello Rodríguez, Luis Pérez Carreño, Francisco Flores, Ismael Linares, Jacinto Sanz, Emilio Escamez, Carlos Sardi, Melquíades Parra, Florencio Ramírez, Antonio Rodil, Federico Garrido, Miguel Ocando, Ricardo Silvio Zuloaga La Hoz, José Guillermo Meier y Antonio Echeverría. MIGUEL JOSE SANZ ( ) Enrique Grooscors, hijo Nació en Valencia el año de 1756 y murió en Urica en El albo licenciado quien fue pedagogo, jurista de peso y vasta erudición, sabio en toda la noble extensión del vocablo, fue también el tutor del Libertador en la minoridad de edad de éste. Desempeñó en la Primera República, la Asesoría Jurídica al Congreso de 1811 y el Ministerio de Guerra y Relaciones Exteriores (de Estado se llamaba entonces). Por lo austero y severo de su vida y sus conceptos legislativos, la opinión pública europea-y por boca de sus hombres representativos -llamolo el Licurgo de América . No contento con prestar las luces de su entendimiento a su patria recién nacida, se alista como el último de sus soldados en el Ejército Libertador y en la infausta Batalla de Urica muere de pie, acero en mano, como el más humilde de los combatientes. De él dice el Dr. José Gil Fortoul al comentar su muerte: En Urica muere Miguel José Sanz, sabio, prudente, alto entendimiento, pérdida irreparable para la Universidad, para el Foro y para el Gobierno . Nosotros en uno de nuestros trabajos ( Apuntes para un Esbozo del Pensamiento Carabobeño bajo el Ciclo Heroico ) asentábamos: Resuena la voz solemne y reposada del Licenciado Sanz frente a los ojos inquietos del futuro padre América, aconseja serenamente las Ordenanzas y Leyes del Cabildo caraqueño y al nacimiento de la Primera República presta las luces de su entendimiento, las sesudas observaciones de su sabiduría, el prestigio honorable de su nombre y el coraje empecinado de su brazo; pero de golpe tórnase colérico y escéptico y lanza desde su apacible hacienda de Capaya el proyecto recio de su Constitución, donde campea el Ejecutivo fuerte, el Legislativo inflexible y cerrado al modo inglés y un Poder Judicial incorruptible y drástico, que para los delitos más simples contra la Cosa Pública, no reconocía ni establecía otra pena que la de muerte. Esta Constitución espartana le brota del hondón de su alma al contemplar la Primera República -esa República que él hacía sencilla y ordenada como
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks