concreto pretensado y Postensado | Prestressed Concrete

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 24
 
  concreto presforzado
Related documents
Share
Transcript
  Concreto pretensado y postensado. La primera propuesta de pretensar el hormigón se remonta a 1886. En este año P.H. Jackson, registra la patente US 375999 sobre “Constructions of artificial stone and concrete pavements”, en la que se propone emplear tirantes pretensados provistos de anclajes de rosca o de cuña. Dos años después, en 1888, W. Döhring, registra la patente DRP 53548, relativa a la construcción de placas y viguetas para forjados de edificios, en las que se dejaban embebidos en el hormigón alambres tesados para controlar la fisuración del hormigón. A partir de este momento, diversos investigadores de todo el mundo elaboran patentes que mejoran aspectos puntuales de la nueva técnica, al mismo tiempo que se amplía su campo de aplicación. Es, sin embargo, Freyssinet el primer investigador que tuvo las ideas claras acerca de las distintas misiones del acero y del hormigón en el pretensado, de la necesidad del empleo de altas resistencias en el hormigón y en el acero, así como de las pérdidas de pretensado debido a la retracción y fluencia del hormigón. Su mérito principal reside en el hecho de que se dedicó tenazmente desde 1911 a observar el fenómeno de la fluencia en el hormigón, llegó a comprender su naturaleza, y fue el primero en extraer consecuencias del efecto de la fluencia sobre el comportamiento del hormigón pretensado. En 1934 F. Dischinger, de Berlín, registra la patente DRP 727429, en la que propone disponer los cables fuera de la masa de hormigón. Además menciona el retesado como forma de compensar los acortamientos del hormigón debido a la retracción y a la fluencia. De esta forma, Dischinger es el primero en proponer el hormigón pretensado sin adherencia u hormigón postensado. También supo apreciar el efecto favorable de la disposición de cables de forma poligonal. En España, Eduardo Torroja se constituyó en uno de los pioneros del hormigón pretensado. A continuación se comentan tres obras singulares del genial autor que sirven para ilustrar el magnífico aprovechamiento de esta técnica: el Acueducto del Tempol, el Mercado de Algeciras y el Acueducto de Alloz. El proyecto del Acueducto del Tempol se desarrolla en 1926. En él se sustituyen dos pilas de un proyecto inicial por una solución atirantada. La novedad radica en la colocación de unos dispositivos de elevación en los puntos altos de las pilas que permitían tensar los cables de acero de alta resistencia con lo que se consiguen dos efectos. Por una parte se anulaba la influencia de su alargamiento al ser puestos en carga. Por  otra, se introducían en la estructura efectos contrarios a los que srcinaba la sobrecarga de uso. Esta idea se puede considerar como una de las iniciales en los comienzos del hormigón pretensado. En 1933 proyecta y dirige, en colaboración con el arquitecto Manuel Sánchez Arcas, la construcción de la cubierta del Mercado de Algeciras. Está constituida por un casquete esférico de hormigón armado que se apoya sobre ocho pilares. Los empujes horizontales son resistidos por un tirante octogonal de acero, exterior al casquete. El tesado del tirante producía la elevación de la cubierta con lo que se conseguía despegar la lámina de hormigón de su cimbra y, de este modo, se facilitaba su desencofrado. El Acueducto de Alloz es la primera obra en la que Eduardo Torroja aplica la técnica del hormigón pretensado con plena consciencia. Está constituido por sucesivos tramos estructurales de 40,0 m de longitud apoyados sobre dos soportes separados 20,0 m entre sí, quedando dos voladizos de 10,0 m cada uno. La idea básica de la estructura es evitar la aparición de fisuras para impedir las pérdidas de agua. Esto se consiguió haciendo que toda la superficie en contacto con el agua estuviese sometida en todos los puntos a un estado de tensiones de compresión en todas las direcciones. Para conseguirlo se siguieron varias estrategias. La compresión en sentido longitudinal se logró, en primer lugar, con el sistema estructural elegido: la ley de momentos flectores es de signo negativo en toda la longitud, de esta forma las fibras superiores resultan traccionadas y las inferiores comprimidas; en segundo lugar, existe un postesado longitudinal de los bordes superiores, que comprime las fibras superiores, lo que implica que en cualquier sección transversal existe un estado de compresión en toda la sección. Para obtener un estado de compresión transversal en el paramento interno en contacto con el agua, se situaron unos tensores metálicos que con un sistema de roscado permitían acercar los dos bordes de la cuba.
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks