Siguiendo Las Pisadas de Cristo

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 16
 
  Programa de Escuela Sabática presentado en la Iglesia Zambrano. www.iglesiazambrano.com
Related documents
Share
Transcript
  1 Iglesia Adventista del Séptimo Día “Zambrano”  Programa de Escuela Sabática20 de agosto de 2011Siguiendo las pisadas de CristoPropósito del programa: Ayudarnos a entender que como cristianos somos imitadores de Cristo y debemos seguirsus pisadas, haciendo lo que él hizo. Sugerencias: Colocar en los pasillos huellas en cartulina pegadas las cuales pueden estar desde laentrada hasta antes de la plataforma. Recomendaciones:    Diapositivas en power point con imágenes y los títulos de cada participación.    Si es posible, colocar unas huellas grandes que representen las pisadas de Jesús enlas diapositivas    En la entrada de la iglesia se le entregará a cada miembro una huella con la lecturabíblica como recuerdo del programa.    El poema “ Las huellas ” puede ser declamado como especial. “  Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo,y tome su cruz cada día, y sígame ”   (Lucas 9:23) IntroducciónSiguiendo las pisadas de Cristo Cuando Jesús estuvo en este mundo, caminó por los polvorientos caminos de Palestina,dejando huellas indelebles. No las que se borran con la lluvia y el viento, sino las que jamás se borran. Como son las buenas acciones, pues están en las mentes y en loscorazones de los que le aman. Sus sandalias errantes iban de lugar en lugar y dondequieraque él llegaba, llevaba la felicidad. En la casa de Jairo, en el hogar de Marta y María y enNahín, cuando le resucitó a la viuda el hijo que llevaban a enterrar, llegó Jesús trayendofelicidad. Aquí en la tierra, aún después de su muerte, las huellas de las pisadas de Jesúsestaban en los corazones de todos los que él enseñó, alimentó y sanó. Las huellas de laspisadas de Jesús están también en nuestros corazones y deseamos seguirlas. Sigamos sushuellas haciendo lo que él hizo.  2 Primer participanteBienvenida-Llevando amor Dondequiera que sus pies se dirigían y él se encontraba, le daba la bienvenida a todo elque venía a él. Desde los más ricos y encumbrados hasta los más pobres y desamparados.Buenos y malos, él los recibía a todos con cariño y comprensión, tanto a los enfermos delcuerpo como del alma, si venían a él con el verdadero propósito de recibir sus palabrasedificantes y sus bendiciones. Él recibía también a los niños con amor. Recordemos cuando él dijo: “Dejad a los niños venid a mí y no se lo impidáis, porque de ellos es el reinode los cielos”. Dondequiera que Jesús llegaba, por difícil y triste que fuera la situación, él traía el amor y la felicidad a ese lugar. Recordemos cuando resucitó a la hija de Jairo. Aligual que Cristo, repartamos amor por dondequiera que vayamos, siguiendo sus pisadas.Ahora saludemos y demos un saludo cordial y una sonrisa a los que tenemos cerca denuestros asientos deseándoles que Dios les bendiga. ¡Todos sean muy bienvenidos! Segundo participanteHimno-Llevando la felicidad Cristo quiere que sigamos sus pisadas llevando la felicidad dondequiera que vayamos.Llevando un mensaje de amor y perdón a las almas entristecidas por el pecado.Entonemos con gozo en nuestros corazones el Himno #239 “A cualquiera parte sin temoriré”.  Tercer participanteLectura bíblica y oración-Tomando su cruz (Lucas 9:23) “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a s í mismo, y tome su cruz , y sígame”.   Cuarto participanteOración-Manteniéndose en comunión con el Padre Cristo, dondequiera que se encontraba se mantenía en comunión con su Padre celestial.Los que seguimos sus pisadas también debemos mantenernos en comunión con el Padre,por medio de la oración. Elevemos nuestra plegaria al Padre colocándonos de rodillas.    3 Quinto participanteEspecial-Haciendo el bien Dondequiera que Jesús se dirigía, dejaba no solo huellas en la arena, sino en los corazonesde los hombres. Él les hablaba del amor del Padre y de su amor, y hacía bienes pordondequiera que iba. (Poesía sugerente: “Las huellas” o Canto especial: “Hay dos huellas en la arena”   ) Sexto participanteRumbo-Ayudando a los necesitados Dondequiera que Jesús se dirigía dejaba, no solo huellas en los polvorientos caminos, sinoen las vidas de los hombres y mujeres a quienes ayudaba. Él quería que nosotros siguiéramos su ejemplo, sigamos sus pisadas. Él dijo: “Por cuanto lo hicisteis a uno deestos mis hermanos pequeñitos, a mí lo hicisteis”, refiriéndose a los necesitados. Tambiénleemos en la Biblia: “La religió n pura y sin mancha es esta: ayudar a los huérfanos y a las viudas en sus necesidades y guardarnos sin mancha de este mundo”. Que nuestra decisión sea esta:Quiero seguir las pisadas del Maestro.Quiero ir en pos de mi Rey y SeñorY modelando con él mi carácterSigo con gozo a mi Redentor.Los que seguimos las pisadas de Jesús debemos ir a los lugares donde hay necesidad deayuda material o espiritual. Él se siente feliz cuando nosotros, sus seguidores, vamos a lascárceles, a los hospitales, a los orfanatorios, cuando ayudamos a los necesitadosdondequiera que se encuentren. Recordemos que todo lo que hagamos por esaspersonas es como si lo hiciéramos al mismo Jesús. ¿No es un privilegio ayudar a Jesús? Lesmotivo hermanos a que sigamos sus pisadas haciendo lo que él hizo.  4 Séptimo participanteMisionero-Cambiando las vidas Jesús llamaba a la gente para que lo siguieran, como cuando llamó a sus discípulos y estosle siguieron. También cuando el joven rico vino hacia él y le preguntó: ¿Qué bien haré para poseer la vida eterna? Jesús le respondió: “Ve, vende lo que tienes, da a los pobres,entonces ven y sígueme”. Este no se sintió con suficiente voluntad para dejar todo y seguir a Jesús. Él decía: “El que quiera venir en pos de mí, niéguese a sí  mismo tome su cruz y sígame”, y muchos le seguían. No todos anduvieron con él, pero al escuchar sus palabras y al toque de sus manos, sus vidas cambiaban. Escuchemos la historia de alguien quedecidió seguir las pisadas de Jesús. (Historia misionera) Informe de la secretariaIndicacionesOctavo participante   Estudio-Comiendo el pan de vida Dondequiera que Jesús dirigía sus pasos, se alimentaba con la Palabra de su Padre y un “ E scrito está” salía de sus labios a menudo. Los que seguimos sus pisadas de bemosalimentarnos cada día, del pan espiritual de la Palabra de Dios, que es el alimento paranuestras almas. (Oración por el repaso de la lección en general) Conclusión Haciendo todo lo antes mencionado, seguimos las pisadas de Cristo y esos pies queestaban prestos para socorrer y ayudar a todos los necesitados del cuerpo y del alma,fueron traspasados por los puntiagudos clavos en la cruz del calvario.Los que seguimos sus pisadas sabemos que tendremos que sufrir en este mundo. Él nos dijo: “En el mundo tendréis aflicción, mas confiad, yo he vencido al mundo”. ¡Ojalá que nuestra decisión sea caminar con Cristo cada día y seguir sus pisadas haciendo lo que élhizo! Himno final Himno #217 “Oí la voz del buen Jesús”   Oración final
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks