Resumen - A. Levine - E. Sober -E. O. Wright (1987)

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 21
 
  Andrew Levine – Elliot Sober – Erik Olin Wright (1987) MARXISMO E INDIVIDUALISMO METODOLÓGICO A menudo se mantiene que el marxismo entraña unas doctrinas metodológicas peculiares que lo distinguen de la ciencia social “burguesa”. Consenso casi total: una fisura metodológica irreconciliable separa al marxismo de sus rivales. Recientemente, esta unanimidad ha sido rota por una corriente de la teoría marxista, calificada como “marxismo analítico”, que rechaza tajantemente las afirmaciones sobre la
Related documents
Share
Transcript
  Andrew Levine – Elliot Sober – Erik Olin Wright (1987)MARXISMO E INDIVIDUALISMO METODOLÓGICO A menudo se mantiene que el marxismo entraña unas doctrinas metodológicas peculiares que lo distinguen de la ciencia social“burguesa”. Consenso casi total: una fisura metodológica irreconciliable separa al marxismo de sus rivales. Recientemente, estaunanimidad ha sido rota por una corriente de la teoría marxista, calificada como “marxismo analítico”, que rechaza tajantemente lasafirmaciones sobre la peculiaridad metodológica del marxismo. Autores como Jon Elster , John Roemer , Adam Przeworski y G. A.Cohen han afirmado que lo peculiar del marxismo son sus afirmaciones esenciales sobre el mundo, y no su metodología, y que los principios metodológicos que según muchos distinguen al marxismo de sus rivales son indefendibles, si no incoherentes. Los autoresafirman que lo que es peculiar de la teoría de Marx es algo esencial, no metodológico, y que como ciencia de la sociedad, la metodologíaadoptada por los marxistas probablemente no sea más que una buena metodología científica. Pero el individualismo metodológico no esuna buena metodología científica, aún cuando, algunas de las intuiciones que lo motivan sean razonables.1.UNA TIPOLOGÍA DE LAS POSTURAS METODOLÓGICAS SOBRE LA EXPLICACIÓNEl individualismo metodológico es una afirmación sobre la explicación . Es la tesis de que todos los fenómenos sociales se explican por las propiedades de los individuos que constituyen los fenómenos: o, lo que es lo mismo, que puesto que toda explicación implica unmacronivel, los conceptos sociales deberían ser reducidos en principio a explicaciones de macronivel que impliquen sólo a individuos ysus propiedades. A fin de dar una definición precisa del individualismo metodológico, será conveniente compararlo con otros enfoques posibles: el atomismo , el holismo radical  y el antirreduccionismo . Las dos primeras posturas, al menos en su forma pura, no tienen probablemente defensores, pero son tendencias implícitas dentro de la teoría social. Estas actitudes metodológicas hacia la explicaciónen las ciencias sociales difieren en lo que consideran como explicativo. Hay dos dimensiones que las distinguen: si consideran o no las propiedades de las entidades sociales globales, y las relaciones entre ellas, como irreductiblemente explicativas; y si consideran o no lasrelaciones entre los individuos como explicativas.  El atomismo El atomismo es una actitud metodológica que niega que las relaciones –ya sea entre individuos o entre entidades sociales- sean jamásauténticamente explicativas. El atomista insistiría, en otras palabras, en que sólo las entidades plenamente constituidas de forma norelacional son explicativas. A primera vista, el atomismo parece simplemente insostenible. En nuestra vida cotidiana, vivimos dentro deuna red de relaciones con otras personas. Estas relaciones parecen ser explicativas, y también irreductibles. Pero el atomismo no es tan poco plausible como podría parecer a primera vista. El atomista podría argumentar que todo lo que parece explicativo en las relacionesentre los individuos en realidad sólo es explicativo a causa de los correspondientes estados psicológicos (no relacionales) de esosindividuos; que lo que importa, desde el punto de vista explicativo, en las relaciones de poder entre los individuos, por ejemplo, no esuna relación irreductible entre esos individuos, sino sus creencias y deseos.  El individualismo metodológico Comparte con el atomismo la idea de que las explicaciones sociales son en última instancia reductibles a explicaciones a nivelindividual. Elster define al individualismo metodológico como “la doctrina de que todos los fenómenos sociales –su estructura y sucambio- son en principio explicables de un modo que sólo implica a los individuos, sus propiedades, sus objetivos, sus creencias y susacciones”.Elster, sin embargo, no es atomista porque no excluye a las propiedades relacionales irreductibles de los individuos de lasexplicaciones en las ciencias sociales. Aunque el atomismo considera inequívocamente que el todo no es más que una colección de partes, el hecho de que el individualismo metodológico acepte la importancia explicativa de las propiedades relacionales implica que, adiferencia del atomismo, puede aceptar este principio central de su supuesto rival.El individualismo metodológico se distingue tanto del holismo radical como del antirreduccionismo por su insistencia en que sólo lasrelaciones entre los individuos pueden ser irreductiblemente explicativas. A su vez, niegan que las categorías sociales globales sean jamás irreductiblemente explicativas. Si una propiedad social es explicativa, lo es porque es reductible a las propiedades relacionales delos individuos concretos.  El holismo radical  Ofrece un fuerte contraste con el individualismo metodológico. Para los holistas radicales las relaciones concretas entre los individuosson esencialmente epifenoménicas con respecto a las explicaciones sociales. Son generadas por la actuación del todo, y por sí solas noexplican nada. Las categorías macrosociales no sólo son irreductibles a procesos de macronivel; ni siquiera se ven afectadas por estos procesos. Es difícil encontrar defensas explícitas del holismo radical en su forma pura, pero hay ciertas tendencias explicativas en lasciencias sociales que reflejan este tipo de pensamiento. La tradición marxista, por su insistencia en la “totalidad”, ha sido tal vezespecialmente sensible a tales ideas. Tres ejemplos son dignos de mención: 1  1-El razonamiento teleológico en la teoría de la historia, que considera que la trayectoria del cambio social estáobjetivamente dirigida hacia una meta última que existe independientemente de las metas subjetivas de los actoreshumanos.2-Las formulaciones extremas en los argumentos a favor de la causalidad estructural (Althusser y sus seguidores).3-Los argumentos del “agente colectivo” (Ej.: “la burguesía no estaba dispuesta a llegar a compromisos” )Elster arremete contra todas estas formas de holismo radical en la obra de Marx y en la tradición marxista. La cuestión no es si el nivelindividual del análisis puede ser eliminado, sino como debería ser relacionado con el análisis social del macronivel.  El antirreduccionismo Reconoce la importancia de las exposiciones de micronivel para explicar los fenómenos sociales, al tiempo que admite lairreductibilidad de las exposiciones de macronivel a estas explicaciones de micronivel. Los antirreducccionistas no prejuzgan en un problema determinado si las explicaciones (sociales) de macronivel son reductibles finalmente a exposiciones (individualistas) demicronivel.II. ANTIRREDUCCIONISMO CONTRA INDIVIDUALISMO METODOLÓGICOLos individualistas metodológicos insisten en que, en principio, es deseable no añadir  simplemente una exposición de microcausas a lasmacroexplicaciones, sino reemplazar  las macroexplicaciones por microexplicaciones. Podría parecer que una exposición completa de las propiedades individuales constituiría una explicación plena y suficiente de los fenómenos sociales y de sus efectos. Así, podría parecer razonable sacar la conclusión de que se puede reducir los macrofenómenos a macrofenómenos. Para comprender por qué no esto no es posible será de gran ayuda introducir la distinción de la filosofía de la ciencia entre muestras y tipos . Las “muestras” son ejemplosconcretos: por ejemplo, una huelga concreta. Los “tipos” son características que las muestras pueden tener en común. Así, una huelgacompleta puede ser subsumida bajo una variedad de “tipos” posibles: huelgas, luchas de clases, conflictos sociales, etc. Los tipos soncategorías generales que subsumen casos o ejemplos particulares. El reduccionismo plantea diferentes problemas relacionados con lasmuestras y los tipos. La mayoría de los marxistas suscribirían probablemente al reduccionismo de muestra . El debate real se refiere, pues, a la reductibilidad de los tipos macrosociales a tipos macroindividuales. La distinción entre tipos y muestras puede aplicarse tantoa las entidades sociales como a los individuos. Tanto los individualistas metodológicos como los antirreduccionistas admiten lacapacidad explicativa de los conceptos tipo que se refieren a los individuos. En lo que difieren es en su forma de ver el estatusexplicativo de los conceptos tipo que se refieren a las entidades sociales globales: los individualistas metodológicos insisten en que talesconceptos tipo pueden ser reducidos a conceptos tipo que se refieren sólo a individuos, mientras que los antirreduccionistas argumentanque esto no es posible. La distinción tipo/muestra permite comprender que toda ciencia tiene al menos dos tipos de proyectosexplicativos: trata de explicar por qué ocurren los casos muestra y también trata de explicar la naturaleza de los tipos que entran en sucampo. La insistencia en las reducciones tipo como un requisito metodológico a priori está sencillamente injustificada. La viabilidad dela reducción tipo es una cuestión empírica.  Podría darse el caso de que fueran realmente posibles reducciones tipo en este campo. Pero,casi con toda certeza no lo son. El programa reduccionista del individualismo metodológico fracasa porque la ciencia tiene proyectosexplicativos que van más allá de la explicación de unos casos muestra.III. LA IMPORTANCIA DEL ANÁLISIS DE LOS MICROFUNDAMENTOS PARA LA MACROTEORÍASe podría pensar que el antirreduccionismo implica que los análisis de micronivel o bien no tienen importancia o bien, lo que es peor,que son irrelevantes para loa macroteoría. Pero esta impresión es infundada; antirreduccionismo no es holismo radical. La investigaciónde las microvías, a través de las cuales surten sus efectos las macroestructuras es el estudio de los microfundamentos. En su defensa delindividualismo metodológico, Elster alega dos razones por las que es importante en las ciencias sociales el interés por losmicrofundamentos. En primer lugar, por motivos prácticos, la especificación de los micromecanismos es a menudo indispensable paraestablecer la credibilidad de las explicaciones de macronivel. Además, la elaboración de los microfundamentos de las explicacionesmacrosociales no sólo aumenta la confianza en las teorías: también las profundiza.La importancia del análisis de los microfundamentos para la teoría macroestructural puede ilustrarse con el estudio por Elster de laformación de las clases en Making sense of Marx . La formación de las clases es el proceso por el que éstas se constituyen como actorescolectivos en las luchas de clases. Elster mantiene que la clave para comprender la formación de las clases es comprender losmecanismos que facilitan u obstaculizan el desarrollo de la conciencia de clase en los individuos. Para explorar estos mecanismos, Elster despliega una serie de conceptos sacados de la teoría de la interacción estratégica racional (o “teoría de juegos”).Una cosa es exigir la elaboración de los microfundamentos de la macroteoría y otra muy distinta especificar la forma que deberían tomar tales análisis de los microfundamentos Los individualistas metodológicos, marxistas o no, han hecho hincapié por lo general en losmodelos de acción estratégica racional. Muchos marxistas se han mostrado recelosos frente al llamamiento a favor del análisis de losmicrofundamentos realizado por los marxistas analíticos, a causa del uso de estos modelos. Pero, la creencia en la importancia delanálisis de los microfundamentos no exige la aceptación del individualismo metodológico. Además, no es necesario equiparar losanálisis de los microfundamentos con los modelos de la acción estratégica racional. Hay muchas otras clases posibles demicrofundamentos de los fenómenos sociales. En cualquier caso, los marxistas analíticos que han desarrollado los modelos de la acciónracional lo han hecho porque creen que son heurísticamente útiles, no porque piensen que los actores son en realidad universalmenteracionales y egoístas. 2  CONCLUSIÓNLos marxistas que defienden el individualismo metodológico, como Elster, se han dedicado de modo especial a atacar lo que considerancomo tendencias al holismo radical en la tradición marxista. El antídoto que prescriben es colocar la elaboración de losmicrofundamentos en un lugar destacado del orden del día de la teoría y la investigación marxista. Pero no es necesario ni útil concebir el llamado a favor de los microfundamentos como un llamamiento en favor del individualismo metodológico. Excluir los tipos socialescomo objetos de investigación es empobrecer los objetivos explicativos de las ciencias sociales y negar prácticas razonables en lasmismas. [Andrew Levine – Elliot Sober – Erik Olin Wright, “Marxismo e individualismo metodológico”, en Zona Abierta, Nº 41-42,Madrid, 1987, pp. 131- 157.] 3
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks