Pataki ELEGGUA

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 11
 
  Pataki ELEGGUA. Hay innumerables leyendas sobre Eleggua. De hecho, a menudo aparece en las leyendas de los otros Orishas. Esto se debe a que él está en todas partes: en los bosques, detrás de las puertas, en cruces de caminos, el mar y campos abiertos. Se dice que tiene veintiún aspectos y un nombre diferente para cada uno, además de trabajar con un Orishas diferente. Todos los Orishas valoran su amistad y por una muy buena razón, como será visto en la siguiente historia: Poco después que los as
Related documents
Share
Transcript
  Pataki ELEGGUA .Hay innumerablesleyendassobre Eleggua. De hecho, a menudo apareceen lasleyendasde los otros Orishas . Esto se debe a que él está en todaspartes: en los bosques, detrás de las puertas, en cruces de caminos, el mary campos abiertos. Se dice que tiene veintiún aspectos y un nombrediferente para cada uno, además de trabajar con un Orishas  diferente. Todos los Orishas valoran su amistad y por una muy buena razón, comoserá visto en la siguientehistoria:Poco después que los asuntos de la tierra habían sido resueltos, Olofin seenfermó con un extraño mal que agotó toda su fuerza y debilitó suspoderes. Uno por uno llamó a todos los Orishas para ver si podían usar algodel Ashe que él les había dado para curarlo de su enfermedad.Primero llegó Orula con el sistema de adivinación de IFA para tratar dedeterminar lo que afligía al Creador. Pero hasta el oráculo divino resultóinútil contra el extraño mal. Obbatalá lo intentó después, y luego Babalú-Ayé seguido por  Yemaya y Oya , pero todo fue en vano. La persistente enfermedad continuóconsumiendo al Creador.Desconcertados por su incapacidad de curar a Olofin , y entristecidos porsu condición cada vez peor, los Orishas se sentaron junto al Creador parameditar cuál sería la siguiente acción a tomar. Mientras estaban sentadosconsultando, golpearon en la puerta. Obbatalá se levantó para responder,pero antes de llegar a la puerta ésta se abrió fuertemente y apareció Eleggua . “Oí que Babá (padre) estaba enfermo y vine a curarlo”, dijo conuna sonrisa.“Sé que piensan que soy muy joven e ignorante para ser consultadocuando hay problemas, pero quiero demostrarles lo equivocados queestán”. Mostró una insolente sonrisa abierta a los pasmados  Orishas y sepavoneó a través de la habitación hasta la cabecera del Creador.  Obbatalá fue el primero de los Orishas en recuperarse de la sorpresa.Haciendo una señal a los demás para que permanecieran en silencio,inmediatamente se hizo al lado de Eleggua . “Por favor Babá , perdona laimpetuosidad de Eleggua ” dijo al Creador. “Solo es un joven, pero tienebuenas intenciones; haré que se retire enseguida”. Eleggua volteórápidamente hacia él. “No necesito que defiendas mi caso”, dijobruscamente a Obbatalá . “Y respecto a marcharme, no lo haré hasta que Babá esté curado”. Olofin , se sentó en la cama con esfuerzo y levantó unamano.“ Obbatalá ”, dijo, “Tú y los otros Orishas trataron de curarme y nopudieron. Aprecio su interés, pero creo que todos merecen una oportunidad.Deja que el muchacho lo intente. Después de todo, puede haber aprendido  cosas vagando por los bosques, cosas que nosotros no sabemos. Déjenmecon él; los llamaré si los necesito”: Renuentemente, los Orishas mayoresse levantaron y salieron de la habitación. Tan pronto como quedó sólo conel Creador, Eleggua metió la mano en la mochila que siempre cargaba ysacó un manojo de hierbas frescas.“Aquí está tu cura, Babá ”, dijo. “Las trituraré en agua y tan pronto comohayas tomado la bebida estarás bien, sintiéndote mejor que antes deenfermar”: Minutos después, los Orishas que estaban esperandoansiosamente alrededor de la puerta, oyeron que Olofin los llamaba.Entraron a la habitación, esperando encontrar al Creador enfermo y a Eleggua castigado por su insolencia. En lugar de eso, vieron a Olofin parado orgullosamente erecto, irradiando buena salud y majestad, con subrazo afectuosamente puesto sobre los hombros de Eleggua . Él les sonriópaternalmente. “Mis hijos”, dijo, “mi viejo instinto no me falló. Eleggua efectivamente tenía la cura para mi enfermedad.Obviamente, aunque ninguno de nosotros lo sabía, él ha adquirido gran sabiduría . Puede ser joven, pero ciertamente ha alcanzado su mayoría deedad. Quiero recompensarlo por su oportuna ayuda.Desde ahora va a ser el primer Orisha honrado en todas sus ceremonias. Éles el guardián de todas las puertas y caminos. Sin su permiso no puede serrealizado ningún trabajo, grande o pequeño, Hónrenlo ahora incluso comoyo mismo lo hago”. Luego sacó una llave de oro y se la dio a Eleggua parasignificar la protección de las puertas. Es meritorio de Eleggua que nosaboreara su triunfo ni intentara humillar a los otros Orishas por susfracasos. Siendo sabio más allá de sus años, sabía que lo mejor era seramigable con sus mayores. Y los otros Orishas , viendo su amable y humildeactitud, con gusto aceptaron la orden de Olofin . Y desde ese día enadelante Eleggua tomó su legítimo lugar entre los Orishas . 
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks